El presidente Mauricio Macri defendió el rumbo económico, y reiteró que "llevamos siete trimestres consecutivos de crecimiento", al tiempo que reafirmó la política tarifaria. "La suba de los servicios públicos es tan tremendo como inevitable. Si seguíamos sin pagar, no sólo que nunca iba a llegar la luz, el agua y el gas a los que no la tienen, sino que los cortes para los que ya tienen ese beneficio iban a ser cada vez más largos y tremendos. La gente se enoja y con razón, pero tiene que pensar que hacemos lo imposible para que la boleta no suba más. Y recién estamos en lo que paga un uruguayo o un chileno", aseguró el mandatario.

Además, aseveró que la inflación "está cada vez más baja" y prometió que continuará en esa senda. "Arrancamos con un país que tenía más del 30% de inflación, cepo y tarifas congeladas. Transparentar todo eso nos puso la inflación donde estaba. Desde ahí venimos bajando, creí que iba a ser más rápido, pero también está la competencia y vamos con una apertura lenta para cuidar los puestos de trabajo y al empresario local".

Durante una entrevista con el canal América, el Presidente se lamentó por el endeudamiento del país, pero consideró que no hay alternativa. "Esto que estamos haciendo está mal, pero les pedí a todos que traigan alternativas y no hay ninguna mejor".

Plata en el exterior

Macri defendió también a los ministros que tienen sus ahorros en el exterior: "No es un delito que tengan la plata afuera. Si traen sus inversiones acá, después tienen que explicar si no hay conflicto de intereses. Ellos compran bonos de la Argentina, y los dejan donde están". Y rechazó las denuncias contra los integrantes del gabinete acusados de tener cuentas offshore y manejo irregular del dinero.

"Ninguna de las denuncias que nos hicieron pueden ser comprobadas". En ese sentido, aseguró que el Estado apelará el cambio de carátula del empresario Cristóbal López, acusado de evasión impositiva, y también adelantó que Cambiemos no trabará un eventual pedido de desafuero contra Daniel Scioli.

Del Papa al hit del verano

Macri "valoró el gesto" del papa Francisco, quien pidió perdón si sus gestos ofendían a alguien, y aseguró que "la política estuvo detrás" de los insultos en los estadios de fútbol contra su persona. Por último, aseguró que "como dije antes, me voy a quedar el tiempo que sea necesario", pero negó "estar pensando en mi reelección".