Por Roberto Di Sandro
El Decano 70 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

A hora se llama el “Gran Acuerdo para el desarrollo”. Antes, en 1972 se llamó “El Gran Acuerdo Nacional”. El primero lo puso en práctica hace pocos días el presidente Mauricio Macri. El segundo, un mandatario de facto: Alejandro Agustín Lanusse.

 

No tuvo éxito, porque había sido prohibida una pieza fundamental, única, la de Juan Domingo Perón. En la actualidad, este nuevo esfuerzo por unir fuerzas para sacar el país de la crisis está alcanzando algunas admisiones, muy pocas, para que de una vez por todas comience a funcionar.

Durante el tiempo que lleva de gestión Macri, las cosas tuvieron respuestas negativas. Tal es así que el propio mandatario tuvo que aceptar, en una autocrítica pública, que “se habían apresurado” y más aún se sinceró con un “dijimos que íbamos a bajar la inflación y no pudimos”.

Al contrario, y esto es vox pópuli, ha crecido notoriamente. Ahora empiezan los diálogos “no sólo para escuchar, sino para responder”, situación que no se daba hasta ahora porque -como dijo otro funcionario sincero- “sólo se escuchaba y luego se hacía lo que el máximo quería”.

Dos temas vitales enfrenta en estos momentos el gobierno, que se suman a los que se vivieron con el dólar y la presencia del Fondo Monetario Internacional. Los dos reclamos: todos los sindicatos se le vienen encima para solicitar un aumento superior al 20 por ciento.

Camioneros y Gastronómicos, con Barrionuevo a la cabeza, piden el 25. De allí que comenzaron los contactos “con todos”. En el desarrollo de “Intimidades” vamos a mencionar las principales decisiones y propósitos que se analizan.

“Educar es hacer Patria”

Así lo remarcó el profesor Alberto Raviglione, presidente de Estudios Superiores de Buenos Aires (ESBA), en diálogo con “Crónica” sobre temas directamente vinculados con la educación en el país.

Destacó que ESBA, en la ciudad de Buenos Aires, diseñó un plan de estudio presencial para adolescentes a partir de los 15 años, “repitentes” y con dificultades de aprendizaje para el bachillerato.

“La entidad tiene una trayectoria de 38 años capacitando y brindando herramientas para que la gente alcance una mejor calidad de vida”, dijo.

 

El profesor Raviglione indicó además que se entregan títulos oficiales y que “resolvemos cualquier problema para la mejor claridad y capacitación del alumno”, mencionando que los estudiantes se reciben de bachiller adulto, dentro de “un contexto de enseñanza que alcanza niveles sorprendentes por el puntaje que alcanzan y el gran fervor que le ponen al estudio”.

Mencionó que pueden anotarse a través de su mail a esbapresidente@ gmail.com y remató con toda sensibilidad: “Los esperamos para ayudarlos”. Diez puntos señores.

No será fácil
Los encuentros del gobierno, los empresarios y los trabajadores se presentan difíciles. La inflación está cada vez más incontrolable. El 15 por ciento establecido por el gobierno desapareció del mapa. Ahora hay que hablar del 25 por ciento “y quizás más”, como sentenció algún gremialista.

Por eso, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se reúne diariamente con los sindicalistas. Luego pasan a verlo al presidente Macri. En tanda o individualmente. Lo han hecho en las últimas horas en Olivos. No fueron visibles. Siguieron ayer y continuarán hoy. Mañana se verá si lo concretan en gobierno o en Olivos. “Mejor que la prensa no se entere mucho”, se manifestó en algún rincón de la Rosada. Además, se afirmó: “Estas paritarias van a ser bravas”.

La gran “mesaza”
El senador Miguel Pichetto le dio plazo hasta el martes para que el gobierno decida si baja las tarifas o busca la manera de aliviar. En tanto, el Presidente mantiene su postura: si el Congreso aprueba la anulación de los aumentos, viene el veto.

Sin embargo, y este es el otro problema que moviliza a todo el Poder Ejecutivo, se dispuso negociar hasta el último minuto con la oposición o, mejor dicho, con el Partido Justicialista. Se ha solicitado a los gobernadores -que siguen acudiendo a la Capital o sino “viajan los funcionarios al interior”-, que pidan “un afloje” de los senadores, para no llegar al veto del gobierno.

De allí que se amplió la mesa chica, con la intervención de Ernesto Sanz (había sido el primer candidato de Macri a ocupar la jefatura de gabinete y después se negó); el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Se los convocó a los tres “porque son más claros y políticos que los actuales integrantes del grupo, es decir: Gustavo Lopetegui, Nicolás Caputo, Mario Quintana y Marcos Peña". Cabe destacar que se “reivindicó” al ministro más elogiable que tiene el gabinete: Rogelio Frigerio. Parece que el Presidente se dio cuenta de muchas cosas que no le acercaban y ahora la “mesa chica” se amplió. Parafraseando a Mirtha Legrand, ahora es una “mesaza”.

Breves y sabrosas
Anote todo, que vale:
1) Manuel Mosca, titular de la Cámara de Diputados bonaerense, fue el primero en presentar su patrimonio: 3.800.000 pesos. A no hacerse los vivos y a imitar al colega legislador.
2) “El único que hizo un cambio en este país fue Juan Domingo Perón: le dio trabajo a todo el mundo, dignidad al obrero y mucha plata a los empresarios, que con el consumo popular del trabajo realizado compraban de todo y con inversores bien argentinos”. Lo dijo el Club del ‘45, histórica agrupación que mantiene sus ideales doctrinarios.
3) Una caída casi estrepitosa: es la de la imagen del presidente Macri en las encuestas: supera casi el 15 por ciento. A poner las barbas en remojo, a no enojarse, y a decirle a su “gurú” (el ecuatoriano que lo aconseja) que cambie su partitura.
4) Eduardo Duhalde habló por “Intimidades” en su emisión de Crónica HD. Dijo que “hay que ayudar al gobierno, pero también evitar aumentos que no dejan vivir”. Sorprendió a este cronista y a Jorge Cicuttin, cuando anunció que el justicialismo ya tiene su candidato para Presidente. Con tono ansioso se le requirió varias veces para saber quién es. Guardó absoluto silencio de radio. No obstante, circula un nombre: Roberto Lavagna. Ampliaremos en su momento. Final de este segmento.

Ahora se dio cuenta

Los trascendidos son muchos. Pero este que había sido eliminado volvió y surgió, inclusive, de los alrededores presidenciales: puede haber reducción de ministerios.

El Presidente, que lo tenía “en mente” hace mucho tiempo, parece que ahora lo piensa concretar. Por el momento quedan, pero en cuanto se desarrollen las negociaciones con el Fondo, las cosas pueden variar para ese lado. Quedarían sólo 15. Atención: también cambiarían algunos rostros.

“Debe reducirse al máximo el gasto público, pero sin despidos de personal”, afirmó una fuente bien allegada al jefe de Estado. Lo que sí se achicarán gastos de horas extras, viáticos, exceso en el uso del servicio de luz, gas y otros. Algo que deseo mencionar desde hace tiempo: la grata atención de los telefonistas -mujeres y hombres- que trabajan en la Rosada.

La rapidez y claridad que realizan cuando uno solicita con el sector que quiere comunicarse. Merece este párrafo. Nuestro próximo encuentro, como siempre: viernes por TV, de 21.15 a 22, y el domingo en estas mismas páginas. Hasta entonces.