Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

En duros términos, la senadora nacional electa Cristina Fernández de Kirchner descalificó ayer la decisión del juez Claudio Bonadio, que la procesó por encubrimiento y traición a la patria, a la vez que denunció al presidente Mauricio Macri de ser “responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”.

“Macri es el director de orquesta y, en este caso, Bonadio ejecuta la partitura judicial”, disparó la ex presidenta en la conferencia de prensa que ofreció en oficinas del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria- PJ, en el tercer piso del Palacio del Congreso, acompañada por legisladores nacionales, intendentes y dirigentes políticos de distintos espacios opositores.

CFK dijo que la orden judicial, conocida a 72 horas de iniciar su mandato como senadora nacional, busca poner en la agenda mediática “estos temas y no las reformas que este Parlamento va a tratar desde la semana próxima”. Añadió que el pedido de desafuero representa “una gran cortina de humo” que apunta a “intimidar, asustar, disciplinar y provocar” a la oposición. Consideró que la resolución de Bonadio “es un despropósito, un verdadero exceso”, porque a su juicio “no hay causa, no hay delito” y porque el memorándum con Irán fue “un acto de política exterior, no judiciable, que mereció el tratamiento del Parlamento argentino”.

Agregó que “Bonadio y el presidente Macri saben que no hay causa” y señaló que los atentados a la embajada de Israel y a la AMIAfueron calificados (por el juez) como un acto de guerra para que curse la figura de traición a la patria”.

Consideró que la decisión del juez no es casual, sino que está vinculada a su asunción como senadora a partir del domingo próximo y a su postura de rechazo a las reformas laboral y previsional, en proceso de debate en el Congreso. Ante una consulta, dijo que le llamaba la atención que el procesamiento se haya conocido antes del inicio del fin de semana largo, cuando “durante dos años no hubo ningún pedido” en ese sentido. “Es un intento de disciplinamiento, tal vez especulando con bajarme el precio, demostrarme que si hablo estoy amenazada. Me quieren callada y con la espada de Damocles sobre el cuello”, finalizó.

Secundada en la mesa cabecera por el presidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista, José Luis Gioja, y el titular del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, la senadora electa estuvo acompañada por los legisladores Daniel Scioli, Fernando Espinoza, Cristina Álvarez Rodríguez, Andrés Larroque y Axel Kicillof y los intendentes Verónica Magario (La Matanza), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas). También estuvo el senador nacional Juan Mario Pais, quien anticipó a “Crónica” que votará en contra del desafuero de la ex presidenta y alertó sobre fallos judiciales por actos de gobierno, defendiendo así el memorándum con Irán aprobado en 2013 por el Congreso.