Luego del triunfo de Cambiemos y de regreso del bunker de su partido en Costa Salguero, donde dio un discurso celebratorio, el presidente Mauricio Macri hizo una parada en un tradicional restorán de la Costanera Norte antes de ir a la Quinta de Olivos.

El mandatario, junto con su esposa Juliana Awada, la hija de ambos, Antonia, y Valentina, otra descendiente de la mujer con su anterior pareja. El local gastronómico elegido para el festejo íntimo fue la tradicional parrilla “Los Platitos” de la Costanera Norte.

No es la primera vez que se observa a  Mauricio Macri compartiendo una comida junto a su familia en un lugar público desde que asumió como presidente. En diciembre del año pasado, había asistido con su esposa a una reconocida hamburguesería ubicada en Olivos llamada Carne.