El Buenos Aires Golf Club de la localidad bonaerense de Bella Vista fue el lugar elegido por el presidente Mauricio Macri y el ex mandatario estadounidense Barack Obama para reunirse de manera informal y protagonizar un desafío deportivo.

Vestidos con sweaters de color gris y pantalones sport, el líder del PRO y el referente demócrata jugaron al golf en una de las canchas de la institución presidida por el hermano del jefe de Estado, Gianfranco Macri.

Dentro del predio se destacó la fuerte presencia de efectivos de fuerzas de seguridad locales, siguiendo las órdenes del operativo organizado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, así como también integrantes del Servicio Secreto de Estados Unidos que custodian al ex titular de la Casa Blanca.

El jefe de Estado anfitrión tomó el volante del caddy y trasladó al visitante hasta las tres canchas que posee el Buenos Aires Golf Club, ubicado en el partido de San Miguel.

En el green del BAGC, además de Obama, Mauricio y Gianfranco Macri, estuvo el jefe de asesores del Presidente, José Torello.

Tras su paso por Córdoba para disertar en una Cumbre de Economía Verde, el estadounidense brindó una conferencia en el Palacio Duhau sobre la transparencia y las buenas prácticas en la política, a la cual asistieron funcionarios, empresarios, gobernadores y hasta sindicalistas.

El jefe de gabinete, Marcos Peña; el ministro de Modernización y Gestión, Andrés Ibarra; el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis; el histórico líder del sindicato de Empleados de Comercio, Armando Cavalieri; el canciller, Jorge Faurie; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el gobernador de San Juan, Sergio Uñac; y hombres de negocios, como Gerardo Werthein, Marcelo Mindlin y Gustavo Weiss, fueron algunos de los que escucharon atentamente al referente demócrata.

Desde su asunción al frente de la Casa Rosada, Macri mantuvo varios encuentros y contactos formales e informales con Obama, con quien forjó un "buen vínculo": el principal fue en marzo de 2016, cuando el estadounidense visitó la Argentina para mantener una reunión bilateral en Balcarce 50 y luego ambos viajaron con sus respectivas esposas, Juliana Awada y Michelle Obama, a la Patagonia.

Poco después de aquella histórica visita, volvieron a verse, esa vez en Washington, en el marco de la Cumbre sobre Seguridad Nuclear, así como en septiembre de ese año también dialogaron en la reunión del G-20 que se llevó a cabo en la ciudad china de Hangzhou.

Macri y Obama jugaron algunos hoyos en un club situado en San Miguel.