El presidente Mauricio Macri visitará este lunes por primera vez las provincias de Tierra del Fuego y Santa Cruz, y pasará también por Chubut como últimas actividades oficiales en la Argentina, antes de emprender viaje a Brasil, donde el miércoles se reunirá con el presidente Jair Bolsonaro, quien asumió su cargo hace menos de dos semanas.

El presidente arribó en la noche del domingo a la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego, junto a su esposa, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia, con quienes planeaba descansar una última noche antes de dar inicio a su agenda de actividades, luego de las tres semanas de descanso que compartieron en el country Cumelén de Villa La Angostura.

La agenda arrancará a las 9, con la visita al predio industrial del Grupo Newsan, empresa líder en la fabricación de electrodomésticos, con cuyos directivos tendrá una reunión antes de dirigirse a la Planta de Tratamiento de Residuos Cloacales Arroyo Grande, en la misma ciudad, que se construyen con fondos del Estado nacional.

Sorpresivamente, no se pudo concretar una recorrida conjunta con la gobernadora, Rosana Bertone, quien cedió el rol de acompañante del presidente a su vice. Poco antes del mediodía Macri partirá rumbo a El Calafate, en Santa Cruz, donde lo recibirán el vicegobernador, Pablo González, y el intendente Javier Belloni.

Desde allí viajará a las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa, a unos 150 kilómetros de El Calafate sobre el curso del río Santa Cruz, donde hará un recorrido por las obras junto a la gobernadora Alicia Kirchner. La agenda del mandatario concluirá con un segundo viaje en avión en el día, cerca de las 16, hasta la ciudad de Puerto Madryn en Chubut, donde pasará la noche para el martes comenzar la jornada bien temprano, con una agenda que incluirá la participación de un encuentro partidario de Cambiemos, y otras dos reuniones, con la mesa de la pesca y del turismo.

La visita del presidente a Santa Cruz y Tierra del Fuego, por primera vez desde que asumió la presidencia, tendrán además un trasfondo electoral en el que buscará impulsar a sus candidatos en dichos distritos -gobernados por el peronismo- y evitar cualquier tipo de protesta.