La semana próxima, en Ginebra (Suiza), el gobierno argentino recibirá el informe final del Comité Internacional de la Cruz Roja en relación con las 121 tumbas no identificadas de soldados en el cementerio de Darwin. Por otra parte, el diario londinense Daily Mail confirmó que el Reino Unido compró un costoso escudo antimisiles para “proteger las Islas Malvinas”.

Luego de los análisis realizados por el equipo forense entre junio y agosto pasados, llegó la segunda parte del trabajo de la CICR: dar el informe final. Esto será el viernes 1º de diciembre, cuando estará presente el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, junto a representantes del gobierno británico.

Una vez que Avruj esté de regreso en el país y luego de que se analice y procese la información recibida, comenzará de inmediato un procedimiento para comunicar en forma individual, a cada una de las familias que aportaron su ADN, si las muestras recolectadas en las tumbas NN del cementerio de Darwin coinciden o no con el mismo.

Luego, sin fecha confirmada, se espera que la comitiva viaje a Islas Malvinas. En ese sentido, los familiares que residen en distintas provincias del país ya comenzaron a ser contactados telefónicamente por representantes de la Secretaría de Derechos Humanos, y fueron consultados sobre si quieren viajar a Buenos Aires para recibir la información o prefieren hacerlo en los lugares donde residen.

La idea del gobierno es convocar, durante el mes de diciembre, a reuniones en la sede de la secretaría, que funciona en el predio de la ex ESMA, a los familiares de caídos en Malvinas. Por otra parte, a través de medios británicos se dio a conocer que el Reino Unido compró un costoso escudo antimisiles para “proteger las Islas Malvinas”, luego de que la Argentina anunciara la compra a Francia de cinco aviones de combate “Super Étendard”.

De acuerdo con lo informado, el sistema conocido como Sky Sabre -que actualmente se utiliza para proteger a Israel de cientos de ataques- es capaz de interceptar cohetes de corto alcance y proyectiles de artillería y fortalecerá las defensas antiaéreas alrededor de las Islas Malvinas.

El escudo antimisiles, que le costó al gobierno británico 78 millones de libras, es parte de un paquete que el Ministerio de Defensa británico anunció a fin del año pasado, con un valor de aproximadamente 153 millones de libras, para “actualizar los sistemas obsoletos en las Islas”, según Daily Mail.