El esposo de la dirigente Milagro Sala, Pedro Raúl Noro, se quejó hoy por el caracter intempestivo del traslado de la jefa de la Tupac Amaru a la prisión de mujeres de esta capital y señaló que "se la llevaron en pijamas y descalza".

En tanto, los abogados de Sala concurrieron de inmediato al penal del barrio Alto Comedero para tomar contacto con su clienta y notificarse de su situación.

Sala, quien se encuentra imputada en causas por intento de homicidio, asociación ilícita, fraude y extorsión, gozaba de un beneficio de prisión domiciliaria en su casa de la localidad de El Carmen que fue revocado recientemente por la justicia.

Milagro fue trasladada a primera hora, lo que generó quejas en su familia y el equipo de abogados defensores que consideraron que “no fue debidamente notificada”.