El intendente ofreció el absoluto apoyo del gobierno municipal.

El intendente municipal, Martiniano Molina, visitó al cura Jorge Cloro de la Parroquia Espíritu Santo de Bernal oeste para ofrecerle "el total y absoluto apoyo del gobierno municipal". El padre había recibido amenazas de narcos del barrio Lapi, donde el párroco realiza una labor social con niños y adolescentes para evitar que caigan presos del flagelo de la droga.

 

"La lucha contra las drogas es prioridad para nosotros. Sabemos que las mafias tienen cómplices en el poder político y el poder judicial y nos propusimos combatirlas, con nuestra gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri a la cabeza. Dialogamos con el padre Jorge y pusimos todas las herramientas del Estado a disposición porque a las mafias debemos combatirlas entre todos. Se acabó la connivencia de la política con estos mafiosos", disparó el jefe comunal.

 

Este martes dos personas en moto interceptaron a un agente pastoral de la parroquia y le dejaron una amenaza verbal para el padre Jorge: "Gordo, que no se metan con la calle. Decile al cura que solo haga misa".

Molina dialogó con el cura acompañado por su secretario de Gobierno, Guillermo Galetto, y de Seguridad, Matías Zarco.