El ex presidente, Carlos Saúl Menem, aseguró respecto a su situación judicial que “los fueros parlamentarios no me protegen y no quiero que me protejan. Que se investigue todo lo que se quiera pero no me voy a valer de esos fueros para evitar esa investigación. En todos los gobiernos, salvo el mío, hubo corrupción”.

Sobre el gobierno de  Mauricio Macri, alertó: "Por lo que uno ve, lee y estudia, evidentemente estamos en una situación no muy buena. Tenemos serios problemas que todavía no se solucionan. Por ejemplo, el tema de la inflación”.

Acerca de su relación con la senadora  Cristina Kirchner, dijo que mantuvo "una relación muy lejana, la de un senador con la Presidente de la Nación" y haciendo un balance de gestión cree que "fuimos para abajo. De uno a diez, el gobierno de Cristina fue uno. ¿A dónde nos llevó? ".

Pasando por otros temas, el senador Nacional por La Rioja ratificó que la muerte de su hijo Carlitos, ocurrida en marzo de 1995, fue un "asesinato". “Yo hubiera preferido que me maten a mí y, sin embargo, en plena juventud matan a mi hijo. Fue muy doloroso, tremendamente doloroso”.

Por último, en diálogo con la CNN, el ex presidente Menem se refirió a la muerte del fiscal  Alberto Nisman y consideró que no falleció a raíz de un suicidio sino que "lo mandaron a matar desde un sector del gobierno anterior".

"Nisman era un hombre que trabajó siempre y bien por la Argentina, lo conocí, era una excelente persona", dijo el senador, y agregó: "Su investigación fue una de las causas que llevó a los funcionarios a matarlo. Si se tienen en cuenta los hechos, se llega una conclusión que lo mandaron a matar desde un sector del gobierno anterior".