Donald y algunos presidentes de América latina debatieron.

En el marco de la 72 Asamblea General de las Naciones Unidas ( ONU) y en reemplazo del Presidente, Mauricio Macri, impedido de viajar por la operación de una rodilla, este lunes llegó a Nueva York la vicepresidenta, Gabriela Michetti, que dio inicio a la agenda oficial.

Tras una primera reunión con el secretario general del organismo multilateral, el portugués António Guterres; Michetti participó de una cena a la que fue invitada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

La comida fue en el imponente Lotte New York Palace y asistieron también otros mandatarios de la región: Michel Temer, de Brasil; Juan Manuel Santos, de Colombia; y Juan Carlos Varela, de Panamá.

El tema principal de debate fue la situación de Venezuela y su impacto en la región. El estadounidense ya se había referido públicamente al tema y amenazó con la vía militar, aunque todos los jefes de Estado de América latina rechazaron por entonces tal desembarco.

Durante el encuentro que mantuvieron Guterres y Michetti, se habló de la futura presidencia argentina del G20 “y las oportunidades que ofrece para fortalecer los esfuerzos para combatir el cambio climático”, según se informó.

Por su parte, Guterrez agradeció a la Argentina su “contribución a las operaciones de paz”.

La presidenta del Senado argentino participó también del evento de alto nivel “Financiamiento de la agenda 2030”, en el cual se analizó la relación entre los objetivos de la agenda 2030 y el rol del G20. Allí, afirmó que “es crucial, y más que nunca en este difícil contexto, que el trabajo del G20 continúe inspirado por el objetivo de un mundo integrado, en el que los países cooperen, en el que las economías se vinculen con equidad y en el que la gobernanza de los asuntos bilaterales sea una tarea multilateral”.