La dirigente social habló un día después de que se solicitara la elevación a juicio oral y público.

Un día después de que se solicitara la elevación a juicio oral y público por tentativa de homicidio, la dirigente social Milagro Sala rompió el silencio en Crónica TV.

La ex líder de la Tupac Amaru denunció que está sufriendo maltrato con el gobierno de Gerardo Morales y aseguró que la justicia jujeña no tiene independencia y depende de los caprichos del gobernador. "Estoy sufriendo violencia de género, estoy sufriendo lo peor que puede sufrir un ser humano por mi color de piel", dijo.

Además, manifestó que es "la mujer más maltratada de la provincia" y contó que la acusan de cualquier cosa, y si alguien dice algo a favor de ella, la persiguen. "Si mañana voy a juicio, voy a ser condenada con o sin pruebas", precisó. 

A pesar de sentirse perseguida y acosada, contó que resiste por los que "menos tienen" y que lucha por las necesidades de los compañeros que se quedaron sin trabajo. "Sufro persecución política, de género y de raza. Sin embargo, hay otros que están peor que yo, como la familia de Santiago Maldonado", aseguró.

En cuanto a su prisión domiciliaria, detalló que hay 26 efectivos en la puerta de su vivienda, 24 cámaras que la vigilan, un alambrado, la tobillera electrónica y tiene que salir tres veces por día para que la vean. "Estoy perseguida, no tengo gas. El lunes me quedé sin agua y sin luz. Fue el peor día de mi vida y yo vengo de muy abajo, sé lo que es prender fuego con leña", dijo.

Agregó que por Gendarmería, no puede tener intimidad con su marido. "No tengo intimidad, vivo acosada. No dejan que me visite mi familia. Están atentando contra mi vida y me están llevando al camino de la desesperación", manifestó.

Para concluír, le pidió a Crónica que la llamen siempre que tengan alguna pregunta porque tiene "la frente bien alta".