El Gobierno nacional envió al Congreso un proyecto de ley con el que se busca favorecer a los monotributistas, con beneficios para las categorías más bajas así como también para los pequeños contribuyentes recientemente inscriptos.

Por un lado, si el proyecto es aprobado permitirá a los monotributistas pertenecientes a las categorías A, B y C acceder a pagar menos y estarán exentos por un tiempo del pago del componente impositivo del monotributo.

El beneficio alcanzará a los nuevos monotributistas así como a aquellos que ingresaron desde el 20 de marzo de 2020. Además, los contribuyentes no deberán abonar durante los primeros 24 meses el aporte previsional, mientras que del mes 25 al 48 se abonarán la mitad.


En relación a la obra social, la misma será optativa y quienes adhieran pueden pagarla o, acceder sino sin cargo a las coberturas de salud disponibles a través de los Programas del Ministerio de Salud en cualquier Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

 

Si los monotributistas suben a la categoría D o más, deberán comenzar a pagar una obra social a partir del cuarto año, mientras que además quienes estén en la categoría D o más no pagarán el componente impositivo los dos primeros años, abonarán 50% el tercer año, el 75% el cuarto y ya a partir del quinto año pagarán el valor pleno. 


Por su parte, se proyecta la creación de un monotributo productivo, que tiene como destinatarios que tienen como destinatarios a los trabajadores de la economía popular, quienes deberán inscribirse en el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (ReNaTep), y podrán estar encuadrados en las categorías A, B y C.

 

Este monotributo será gratuito, y permitirá que estos nuevos contribuyentes estén exentos del componente impositivo, no tendrán que realizar ningún aporte para estar cubiertos por los programas nacionales de salud, mientras que respecto al componente impositivo estarán exentos el primer y segundo año, y a partir del tercer año, el Estado asume el componente previsional en su totalidad.