Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

Lejos de elegir el silencio y la reserva, la familia Moyano criticó duramente el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Flexibilidad laboral, rebaja salarial, y mano de obra argentina perjudicada, los dardos que dispararon hacia Balcarce 50. A fin de mes, el Frente Sindical y la Corriente Federal deliberarán, en Smata, sobre el tratado y evaluarán medidas de fuerza.

Referente y experimentado, un sigiloso Hugo pidió estudiar un posible paro porque “puede ser aprovechado para distorsionar el objetivo del reclamo”. Diez días atrás, un sorpresivo tweet de Mauricio Macri apareció en escena y decoró el panorama electoral en plena campaña.

Acuerdo histórico entre Unión Europea y Mercosur. El emocionado audio que me envió el canciller Jorge Faurie”, escribió en su cuenta de Twitter el Presidente de la Nación, que adjuntó el mensaje de voz de 33 segundos. Desde entonces, el Ejecutivo, con bombos y platillos, tomó la negociación como bandera durante la campaña.

Pero en el Frente Sindical encontró un vallado. El pasado jueves, una reunión en Camioneros terminó en un comunicado de trece puntos. El octavo señaló el “rechazo a cualquier tratado o acuerdo de libre comercio como el que se propone entre el Mercosur y la Unión Europea, y ahora con Estados Unidos. La profundización de la dependencia económica fue rechazada en el año 2005 por los pueblos latinoamericanos ante el mismísimo George Bush bajo la consigna ´No al ALCA´”.

Para Huyo Moyano, ese convenio “va a perjudicar la mano de obra argentina”. En diálogo con “Crónica anunciada” (Futurock), el líder de Camioneros destacó la importancia de conversar con los legisladores de todos los bloques para que la iniciativa sea rechazada en el Congreso.

“No creo que haya que negociar nada con el gobierno, porque eso trae como consecuencia modificar la reforma laboral y llevarla al extremo de quitarles derechos a los trabajadores”, agregó Hugo Moyano. Pablo, su hijo, en comunicación con este medio señaló el “rechazo total” del sindicalismo combativo ya que “es parte de la reforma laboral que impulsa Cambiemos”.

Para el secretario adjunto todo termina en “la flexibilización al máximo de los trabajadores, y eso no lo vamos a permitir. Este tratado de libre comercio significa una rebaja salarial. Por eso Macri se apoya en países que pudieron llevar adelante la reforma pero no tiene en cuenta que el movimiento sindical argentino es diferente. Si hay que volver a salir a la calle en defensa de los derechos de los trabajadores, lo volveremos a hacer una y otra vez”.

Los alcances del tratado entre el Mercosur y la UE serán estudiados por la Corriente Federal, el Frente Sindical y las CTA en Smata el próximo 29 de julio. Y para mediados de agosto se realizará un plenario en Ferro, donde evaluarán las respuestas del gobierno a los 13 puntos.

“De ahí podrá salir alguna medida de fuerza. No se descarta un paro”, le dijeron a Crónica desde el sector. Sin embargo, fue Hugo Moyano quien advirtió que “una medida como un paro puede ser aprovechada para distorsionar el objetivo del reclamo, pero eso es decisión del conjunto de las organizaciones gremiales".

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos