En medio del ajuste fiscal, el Gobierno Nacional le confirmó a los gobiernos provinciales que desde el 2019 tendrán que afrontar con recursos propios una parte del boleto de colectivos urbanos que actualmente subsidia la Nación.

Actualmente, el Estado financia el 60 por ciento del boleto de colectivo en promedio en el país, por lo que la supresión de los subsidios en algunas jurisdicciones que no puedan pagarlo repercutirá en un fuerte aumento del precio del viaje para el pasajero. 

La medida fue anunciada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y significa que las provincias y municipios deberán afrontar un gasto global extra de 60.630 millones de pesos a partir del año que viene.

La medida es parte del plan para avanzar hacia el déficit fiscal primario cero en 2019, en medio de un ajuste total que alcanza los 500.000 millones de pesos.