El primer ministro israelí elogió a Macri y apuntó al terror de Irán (Info AMIA).

Con elogios para el presidente Mauricio Macri por su “decisión de buscar a los culpables” del atentado a la AMIA, el premier israelí, Benjamin Netanyahu, llegó este lunes a la Argentina y brindó un discurso en la mutual judía, donde saludó a aquellos que perdieron a sus familiares y apuntó a Irán por “alentar el terror en todo el mundo”.

Tras arribar al país por la mañana, una de las primeras paradas en la agenda del jefe de gobierno de Israel fue en la AMIA, donde celebró la nueva relación con el país: “Mi visita aquí muestra que Israel tiene cada vez más amigos que entienden que tenemos un futuro en común y una amenaza en común. No hay duda de que la fuerza impulsora de estas nuevas amistades es Macri y por eso vine a Argentina”, aseguró.

Mucho cambió en el mundo la percepción del terror. Muchos países absorben este mal, y algunos lo diseminan conscientemente”, sostuvo en referencia a Irán, que “alienta el terror en todo el mundo. Acá (en Argentina) lo alentó a través de Hezbollah”, resaltó, y agradeció al presidente Macri “su decisión de buscar a los culpables” por el atentado a la AMIA. “La amenaza de Irán -insistió- es permanente e incluye a América latina. Israel será la punta de lanza contra el terror de Irán, y lo haremos junto a nuestros socios en América latina”.

En un auditorio lleno en el subsuelo de la mutual ubicada en el barrio porteño de Once, Netanyahu se refirió a las víctimas del atentado de 1994. “Conozco el horror de lo que es perder a seres queridos”, y lamentó que “hace 23 años una mano cruel fue enviada a la AMIA, una mano que la transformó en una montaña de polvo, pero la mutual se alzó más fuerte”.

También Israel se alza más fuerte, y mi visita aquí refleja ese cambio”, resumió. Y siguió: “Sentimos el dolor y lo compartimos. También compartimos el compromiso de luchar contra el mal y borrar el terrorismo de la faz de la tierra. Debemos combatir el terrorismo siempre y debemos hacerlo juntos”, indicó.

Antes, el premier israelí estuvo, junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti, en la plaza seca de la calle Arroyo, donde se encontraba la sede diplomática de Israel destruida por el atentado terrorista de 1992 que dejó un saldo de 22 muertos.

El rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el auditor Jesús Rodríguez, además de Sara Garfunkel, madre del fallecido ex fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, fueron algunos de los que participaron del breve encuentro en la calle Arroyo.