La Cámara Federal rechazó un planteo de la defensa de Diego Lagomarsino contra el peritaje que realizó la Gendarmería Nacional, que concluyó que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado.
 
La Sala Segunda del tribunal, con las firmas de los jueces Eduardo Farah y Martín Irurzun, desestimó el recurso de Lagomarsino, quien sostuvo que “las conclusiones a las que arribó el informe interdisciplinario encomendado a Gendarmería Nacional resultan carentes de fundamentación y han sido elaboradas con la finalidad de buscar la confirmación de una hipótesis predefinida”.
 
La defensa, a cargo del abogado Gabriel Palmeiro, hizo hincapié en las diferencias respecto de un peritaje anterior y especialmente en la supuesta “violación de la cadena de cuidado”, a la que atribuyó la aparición de ketamina en el pool de vísceras del cadáver de Nisman.

“No encontramos otra explicación lógica que la de una contaminación durante el procesamiento de la muestra, si previamente se verifica, como se sugirió precedentemente, que la entidad instrumental asignada a ketamina, es efectiva e indudablemente esa sustancia”, dijo la defensa.
 
Pero la Cámara replicó que las discrepancias de la defensa de Lagomarsino sobre las conclusiones de ese informe deberán definirse “en la oportunidad de efectuarse el análisis integral de la totalidad de las pruebas incorporadas -que incluyen la consideración de los aspectos controvertidos- pues, al igual que los restantes peritajes practicados, se encontrarán sujetos a la razonable y prudente apreciación judicial”.
 
Nisman fue hallado muerto en su departamento el 18 de enero de 2015, cuatro días después de presentar una denuncia contra la ex presidenta Cristina Fernández por encubrimiento a los iraníes acusados del atentado a la AMIA y un día antes de ir a informar sobre ese tema al Congreso.

Fuente: DyN