Uno de los miembros del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmid, y el secretario gremial Pablo Moyano reconocieron que la central sindical mayoritaria está "fracturada". El hijo menor de Hugo Moyano, que conduce el sindicato de camioneros, anticipó además su intención de reemplazar al ya difunto triunvirato por una conducción unipersonal, mientras que Schmid, por el contrario, evaluó que "estamos en un problema serio y no la va a resolver una sola persona".

Si bien la interna cegetista ya venía recargada de versiones sobre la inviabilidad de la conducción compartida por Schmid (dragado y balizamiento), Héctor Daer (sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), este viernes fue el propio Schmid quien, en diálogo con radio La Red, reconoció que el ciclo del triunvirato "está agotado", porque ese esquema de conducción "está desautorizado".

Después, por FM La Patriada, Moyano confirmó que la central "hace rato que está fracturada", pero que recién ahora se oficializó la crisis, por la divisoria de aguas provocada por los gremios que se bajaron de la movilización del miércoles próximo, convocada por Hugo Moyano en repudio al gobierno, mientras su situación judicial se complica por las sospechas de lavado de dinero.

"No van a la marcha porque son cagones. Los presionan con dos tapas y firman un 15 por ciento de aumento. Vamos a estar en la calle, más allá de que algunos muchachos nunca se han subido al camión de los reclamos", disparó Moyano. Apuntando siempre a los dirigentes conocidos como "gordos" e "independientes", que se apartaron de la protesta del miércoles, agregó que "son los mismos que en los 90 entregaron los derechos".

Se viene el recambio

Moyano hijo adelantó que "en marzo o abril llamaremos al Congreso de la CGT para elegir a un nuevo secretario general, ojalá sea alguien que esté del lado de los trabajadores".

La presión de los gremios más duros de la central de Azopardo 802, como bancarios y camioneros, sobre el triunvirato, ayer hizo eclosión por boca de Schmid, un moyanista forzado a mantener el equilibrio con sus pares, el barrionuevista Acuña y el ex massista Daer.

"Tengo toda la impresión de que este ciclo está agotado", sentenció Schmid. "Creo que ya en diciembre, cuando la mayoría de los sindicatos grandes desobedecieron el mandato del triunvirato, cuando se desobedeció aquella medida de fuerza, entró en una crisis profunda".

"Si uno está desautorizado para tomar determinadas acciones, no tiene mucho sentido seguir al frente", señaló. "Si nosotros tomamos decisiones en el colectivo y después las desconocemos, estamos en un problema serio y no la va a resolver una sola persona", consideró el sindicalista. Fiel a su estilo analítico, Schmid, que también conduce la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, planteó que "si el ciclo está terminado, no olvidemos que los mentores de este proceso de unidad fueron (Hugo) Moyano, Caló y Barrionuevo. También hay que hacerse cargo de los errores que se han cometido en ese sentido", sostuvo el gremialista.

Al referirse a la marcha del miércoles, convocada por Moyano con adhesión de las dos ramas de la CTA , Schmid dijo que "es una marcha que Camioneros había propuesto, pero hubo un encuentro en Mar del Plata en el que muchos de los que se bajaron de la marcha aprobaron".

El dirigente remarcó que, "más allá de la disputa Moyano-Macri, hay una multitud de problemas". Evaluó que "hoy no hay diálogo" con el gobierno, porque "la reforma previsional implicó un quiebre importante en las conversaciones".