El técnico informático Diego Lagomarsino sufrió un nuevo revés judicial en la causa en la que está procesado como presunto partícipe necesario de la muerte del fiscal Alberto Nisman. El viernes, la Cámara Federal porteña rechazó su planteo y avaló una pericia tecnológica sobre dispositivos electrónicos.

El Tribunal de Apelaciones confirmó la decisión del juez federal Julián Ercolini en lo vinculado a encomendar al fiscal del caso Eduardo Taiano "la tarea de seleccionar, analizar e incorporar los elementos de prueba que pudieran hallarse en los aparatos y/o dispositivos electrónicos" secuestrados en la investigación, según la resolución judicial.

Lagomarsino está procesado como presunto partícipe necesario del hecho, por ser el dueño del arma que, según sostiene la investigación judicial, se disparó el 18 de enero de 2015 para asesinar a Nisman.

El defensor de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro, se opuso a que Taiano efectúe esa pericia por vulnerar "el debido proceso y el derecho de defensa en juicio". "La ejecución de la medida en cuestión se trata de una facultad expresamente reservada al juez de la causa", sostuvo el defensor. Pero los jueces Martin Irurzun y Leopoldo Bruglia rechazaron el planteo y remarcaron que "en definitiva" será el juez del caso, Ercolini, quien "evaluará sus resultados de modo relevante para el proceso".

Por último, consideraron que el juez dio "adecuada y suficiente" respuesta a "temores de la defensa vinculados a la posibilidad de ocurrir eventuales filtraciones" como consecuencia de la medida.

La Justicia determinó, con base en una pericia de Gendarmería Nacional, que Nisman fue víctima de un "homicidio", luego de denunciar el 14 de enero de 2015 al entonces gobierno por la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán por el atentado a la AMIA. Este informe contradijo uno anterior del Cuerpo Médico Forense, en el cual se aludió a un posible suicidio.

Ver comentarios