Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El próximo 17 de octubre, Día de la Lealtad, quizás la fecha más simbólica para el peronismo, encontrará al partido dividido frente a los festejos. La jornada mostrará las distintas tribus en que hoy está repartido el movimiento fundado por el general Juan Domingo Perón.

La movida más numerosa promete protagonizarla el gobernador tucumano, Juan Manzur. Convocó para su provincia, el Jardín de la República, a un festejo que haga eje en la unidad, aunque se esperan muchos faltazos.

Manzur no está a favor ni en contra del nuevo grupo peronista que se lanzó semanas atrás y que encabezan Juan Manuel Urtubey, Miguel Angel Pichetto, Sergio Massa y Juan Schiaretti. El mandatario tucumano fue ministro de Cristina Fernández de Kirchner, y por eso mantiene lealtades con la ex presidenta. Pero tiene juego propio y tampoco puede ser calificado de ultra K.

En el encuentro de su provincia intentará mostrar diversas alianzas del peronismo, sobre todo una pata sindical. Allí estarán las huestes del gastronómico Luis Barrionuevo, las 62 Organizaciones Peronistas y parte de la CGT.

Unidad a medias

Se espera que Manzur logre nuclear a un grupo de gobernadores y sindicalistas de peso, pero la lista de confirmaciones está muy vacía. Por empezar, el grupo del peronismo alternativo pegaría el faltazo.

Urtubey, por caso, ya se excusó publicamente. También faltaría sin aviso Cristina, lo que desalentaría la presencia de varios referentes de Unidad Ciudadana y de La Cámpora. El encuentro aparecería entonces poblado con las huestes del bloque Justicialista, que tiene como referente a Diego Bossio.

Asimismo, a última hora se organizan festejos desde el peronismo formal, que representa José Luis Gioja, cercano al kirchnerismo, mientras que también se aguarda una movida del nuevo frente sindical lanzado por el moyanismo.

Se supone que Manzur no tiene apetencias presidenciales, pero por las dudas, muchos gobernadores no le darán el lugar protagónico que quizás pretenda tener con el megaacto en el hipódromo tucumano.

Resta ver si logra convocar a sus pares Lucía Corpacci, Gerardo Zamora, Sergio Uñac y Gildo Insfrán, entre otros que pueden ser de la partida y que de momento no juegan de manera definida para ninguna de las vertientes en que está partido el peronismo.

Otros gobernadores están definidos con Cristina ( Alicia Kirchner, obviamente, y Alberto Rodríguez Saá), mientras que otros ya juegan en el peronismo alternativo (Schiaretti, Urtubey, Rosana Bertone).

Será un 17 de octubre interesante para ver dónde se ubica cada pieza del difícil rompecabezas peronista, que se mueve día a día con el objetivo de ganarle a Mauricio Macri el año que viene.