Nuevos documentos e investigaciones de Panama Papers sacaron a flote historias de las offshore de la familia Macri. Los últimos documentos detallan que, entre abril del 2016 y septiembre del 2017 (cuando se hicieron públicos las primeras filtraciones), el entorno del Jefe de Estado intentó completar la documentación faltante que exigía la Justicia.

A su vez, Gianfranco, hermano del Presidente, declaró ante la AFIP que era el dueño de BF Corporation y blanqueó $63,5 millones en el sinceramiento fiscal que alentó el gobierno argentino.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación dio a conocer una nueva filtración sobre documentos del estudio Mossack Fonseca, el cual volvió a poner bajo la lupa la operatoria de políticos, empresarios y otros personajes en el mundo offshore, como el delantero Lionel Messi. Cabe recordar que cuando se difundieron en 2016 los Papeles de Panamá, Mossack Fonseca -sumida en una gigantesca crisis empezó a reclamar precisiones de las operaciones del presidente argentina a los dueños de BF Corporation, como hizo con incontables clientes.

Se comunicaron sin éxito con el estudio uruguayo Lussich Torrendell & Asociados, que para entonces llevaba años como administrador o intermediario de otras sociedades de la familia Macri; entre ellas, Fleg Trading, en la que el actual Presidente figuró como director. Lussich contestó que consultaría con “los clientes” y que lo contactaría otra vez “en cuanto tenga respuesta”, lo que nunca ocurrió.

Según trascendió, cuando los Macri aparecieron al frente de la firma de Bahamas Fleg Trading en los documentos, la familia inició gestiones para que el contador firmara en 2016 un documento antedatado con fecha de 1998, que certificara que había sido Franco Macri quien gestionó por aquellos años la compra de la Fleg Trading, y era su único beneficiario.

Los abogados de la familia presidencial buscaban así que los documentos demostrasen que líder de Cambiemos no había sido accionista de esa sociedad y que, por ende, no la había informado en su declaración jurada al asumir como jefe de gobierno porteño en 2007.

Los letrados del mandatario, Fabián Rodríguez Simón -un asesor legal todo terreno de Macri y Felipe Llerena, extremaron sus esfuerzos a nivel local e internacional para reunir los documentos que lo liberaran de las sospechas de omisión maliciosa. En tanto, el contador uruguayo Santiago Lussich Torrendell, histórico intermediario de las sociedades de los Macri, temía verse involucrado en la otra causa judicial abierta en el fuero penal en Argentina, en el que ya había sido citado a declarar como testigo el 8 de septiembre de 2016.
 

Paso al frente

Por otra parte, Gianfranco Macri, hermano de Mauricio, reconoció ante la Administración Federal de Ingresos Públicos ser el dueño de la sociedad offshore BF Corporation SA, a través de la cual blanqueó u$s 4 millones en la amnistía fiscal dispuesta el Presidente de la Nación.

La decisión de regularizar su situación ocurrió el 22 de diciembre de 2016, apenas una semana después de ser denunciado por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), luego de un informe enviado por la Fiscalía Federal de Hamburgo, vía Interpol a la Procuración argentina, sobre movimientos sospechosos en una cuenta de la sociedad en el banco UBS, en Alemania.

BF Corporation fue creada en Panamá el 29 de septiembre de 2009 por el estudio Mossack Fonseca, que nunca supo fehacientemente quiénes eran sus beneficiarios finales, pese a que se lo exige la normativa antilavado.