Docentes bonaerenses comenzaron con el parto programado de 72 horas en rechazo de la oferta salarial que les formuló el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

En ese marco, el secretario general del SUTEBA, Roberto Baradel, aseguró en conferencia de prensa que la medida de fuerza "es una crisis social que ya excede lo educativo", sostuvo el dirigente sindical. 

"En Buenos Aires faltan un millón de cupos de comedores escolares, un millón de chicos que no tienen para comer ni en su casa ni en la escuela. Le reclamamos a las autoridades escuelas seguras, comedores escolares para enfrentar esta crisis y salarios'> salarios dignos", remarcó el gremialista.

Además, Baradel informó que "hay 900 escuelas sin clases en Buenos Aires, lo que implica 500 mil alumnos sin educación. Las familias le están reclamando a la Gobernadora (María Eugenia Vidal) que se haga cargo de la educación pública".
 
"Exigimos que elaboren un plan de contingencia. Los establecimientos escolares deben ser seguros, no puede ser que un trabajador de la educación o un chico ponga en riesgo su vida por ir a la escuela", enfatizó el dirigente.

Bajo esta situación, Baradel apeló a la unidad: "La situación social es muy compleja en salud, educación y desarrollo social. Es posible que unifiquemos una medida con todos los estatales bonaerenses. Lo van a decidir los docentes en asambleas".

Además, el jefe del STUTBA destacó que este martes los maestros realizan "actividades distritales junto a la comunidad educativa, visibilizando la situación propia de cada distrito"

En tanto mañana, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) se movilizará a la Casa de Gobierno a las 10:00 y el jueves marchará junto a docentes universitarios en defensa de la universidad pública.