La diputada nacional Elisa Carrió aseguró que el ex ministro de Planificación Federal de la gestión kirchnerista, Julio De Vido, era "el gran coimero" y remarcó que, con el avance de las investigaciones judiciales y la detención del ex funcionario, "Argentina se va limpiando". 

Carrió hizo declaraciones al canal de cable TN, en las que aseguró que, tras la detención de De Vido, que se concretó cuando se entregó en los tribunales de Comodoro Py luego de que la Cámara de Diputados le quitara sus fueros, "empresarios y sindicalistas están asustados porque fue con todos" el entramado de corrupción. "De Vido es el gran coimero", definió la diputada reelecta y líder de la Coalición Cívica, según quien el ex secretario Legal y Técnico de la gestión del Frente para la Victoria, Carlos Zannini, era "el arquitecto jurídico" de lo que definió como "la matriz de saqueo" y De Vido era "el operador". 

Además, indicó que "el autor jefe jefe de todo esto está muerto", en referencia, aunque sin nombrarlo, al fallecido ex presidente Néstor Kirchner. "De Vido preso es un regalo de Dios", aseveró la líder de la Coalición Cívica y cofundadora del frente oficlalista Cambiemos, quien insistió en definir a esa "matriz de saqueo" como "una asociación ilícita", y remarcó que el ahora detenido ex ministro de Planificación "sabe todo", y que "los tenía a todos atados y extorsionados". 

Por otro lado, consideró que el ahora desaforado y detenido diputado nacional del Frente para la Victoria-PJ "nunca pensó que iría preso", con lo cual reiteró que lo sucedido "es una bendición de Dios". Incluso, señaló que ella misma había creído que "el sistema entero lo iba a proteger", con lo cual entendió que "Argentina se va limpiando" y "hoy es un día histórico" por el hecho de que el ex ministro kirchnerista haya quedado tras las rejas.

Fuente: Télam