Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

El sábado llega un nuevo 24 de marzo, aniversario número 42 del inicio de la dictadura más sangrienta y asesina que vivió Argentina. Como todos los años, la Plaza de Mayo estará colmada bajo el grito de memoria, verdad y justicia. Sin embargo, la marcha, a diferencia de otras veces, se hará en el medio de una obra de remodelación, frente a la Casa Rosada. El gobierno de la ciudad se comprometió, ante los organismos de Derechos Humanos, a quitar las vallas en la noche del viernes. Las organizaciones, por su parte, confían y descartan un plan B.

La millonaria refacción empezó en diciembre. El objetivo es que para el 25 de mayo -nuevo aniversario de la Revolución- la Plaza esté "como nueva", le dijeron a Crónica desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Pero el calendario marca otra fecha importante en el medio: el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

"El mismo Larreta se comprometió con Estela de Carlotto en que van a liberar desde la Pirámide", confiaron a este medio desde Plaza de Mayo'>Abuelas de Plaza de Mayo, unos de los organismos organizadores de la movilización. Cabe destacar que el año pasado, a modo de referencia, el escenario se ubicó por detrás de la Pirámide, más cerca de la Casa Rosada.

En esa línea, el gobierno abrirá el viernes a la noche las vallas que se encuentran sobre la calle Bolívar, hoy cerrada para el transeúnte. "La marcha será hacia la Plaza, como todos los años. El plan B siempre es pensando en la Plaza de Mayo. No iremos hacia el Congreso", desmintieron desde Abuelas.

El mismo ministro Eduardo Macchiavelli sostuvo, en cuanto a las obras, que "estamos trabajando para la revalorización, ya que hace muchos años no tenía una reparación profunda", y dejó en claro que "la nueva Plaza de Mayo tendrá los pañuelos de las Madres". A su vez, desde la cartera porteña le confirmaron a este medio que "se respetarán los rasgos históricos", y que las refacciones llevadas a cabo están dentro del marco de la ley y consensuada con los distintos organismos de derechos humanos.

Las concentraciones culminarán en la lectura del documento, alrededor de las 16. "La consigna -precisaron los organizadores- aún no está del todo clara. Es un año en el cual pasaron muchas cosas. Desde los ajustes, hasta las represiones, la doctrina Chocobar, la impunidad".

En diálogo con este medio, Lorena Battistiol Colayago -hija de desaparecidos y miembro de Plaza de Mayo'>Abuelas de Plaza de Mayo- destacó: "Nosotros concentraremos a las 13 en Avenida de Mayo y Piedras y reclamaremos, entre otros puntos, por los presos políticos". Las más de 300.000 personas que el año pasado presenciaron la movilización en esta ocasión deberán sortear su presencia entre escombros, veredas rotas, vallas y tierra.

Tanto es así que los metros que se quitan en la Plaza de Mayo se verán reflejados en la 9 de Julio, ya que los organizadores creen que la gente llegará más allá de la principal arteria porteña. En ese marco, los organizadores evaluarán el presupuesto para instalar repetidores de sonido a lo largo de Avenida de Mayo y ambas diagonales, así los presentes no se pierden lo sucedido en el escenario.