Luego de que varios proyectos claves de la gestión de Alberto Fernández naufragaran por falta de acuerdos en la Cámara de Diputados, el Frente de Todos (FDT) busca asegurarse en las elecciones 2021 el quórum propio o quedarse muy cerca de consolidarlo cada vez que sea necesario para iniciar el debate en el recinto.

En los primeros dos años de gestión que se cumplirán tras las primarias del 12 de septiembre y las generales del 14 de noviembre, alcanzar consensos con la oposición que forma la alianza Juntos por el Cambio ha sido un impedimento para conseguir desde leyes para la administración de la pandemia del coronavirus como la de “emergencia Covid” que planteaba parámetros epidemiológicos para regular restricciones, hasta las más controversiales como la reforma judicial y la del Mi- nisterio Público Fiscal.

En noviembre se renuevan 127 bancas, de las cuales el 53% pertenecen a Juntos por el Cambio

Si bien la dupla política entre el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (FDT), y el jefe de bloque del FDT, Máximo Kirchner, logró avanzar con iniciativas de alivio impositivo a pequeños contribuyentes y monotributistas, así como también para los de ingresos medios como la modificación del régimen de pago de Ganancias, y las tarifas de gas diferenciales para las “zonas frías”; aún hay varios proyectos “de fondo” o estructurales en los que Fernández quiere avanzar pero la firme negativa del macrismo, el radicalismo y la Coalición Cívica a dar el debate en comisión o en el recinto no permite tratarlos.

Elecciones 2021: Así está la Cámara de Diputados actualmente 

Se vienen discusiones sobre la puja distributiva en el país, las tarifas de los servicios, los acuerdos sobre deuda externa (como el que se negocia con el FMI) y tantos otros relacionados con el bolsillo de los trabajadores y jubilados para los que el FDT se propone sumar bancas.

A modo de lograr un avance de sus propuestas, el gobierno prioriza la campaña electoral que definirá la nueva composición de la Cámara Baja, en especial, en territorio bonaerense. En noviembre se renuevan 127 bancas, de las cuales el 53% pertenecen a Juntos por el Cambio, que arriesga 60 escaños, y el 42% al FDT, que pone en juego 51 lugares.

 

En el gobierno necesitan obtener aproximadamente un 40% de los votos a nivel nacional y un 42% en la provincia de Buenos Aires

Con este escenario, el FDT tiene un panorama más favorable ya que arriesga 51 de los 119 legisladores de su bancada, lo que le permitiría alcanzar quórum propio si realiza una elección parecida a la del 2019, con 129 bancas propias. Igualmente, lo más probable es que siga necesitando de algunos aliados para llegar a la instancia en la que siempre podrá sentar la suficiente cantidad de diputados para iniciar el debate, sin depender de acuerdos con el macrismo. Para lograr este escenario, en el gobierno necesitan obtener un 40% de los votos a nivel nacional y un 42% en la provincia de Buenos Aires, aproximadamente.

En contrapartida y en el marco de la campaña para las PASO, la oposición advierte por los efectos dañinos para la república que tendría la superioridad numérica del oficialismo en el Congreso. Una cuestión, claro, que definirán los votantes en las urnas.

Ver comentarios