Marcos Peña, sostuvo este miércoles ante el Senado que el Gobierno que la mejor manera de evitar una gran crisis era "acudir al FMI" y aseguró que el apoyo poyo recibido por parte del organismos internacional "fue muy grande".

Además, señaló que "este proceso de crecimiento continuó durante el primer trimestre de este año, cuando la economía se expandió 3,6% interanual, impulsada principalmente por el crecimiento de 18% en la inversión, que siguió batiendo récords". 

Agregó que "también siguió creciendo el empleo, con alrededor de 700.000 empleos creados entre los primeros trimestres de 2017 y este año".

 

 

Sin embargo, advirtió que a partir de abril último "ya se registró una desaceleración por el impacto de la sequía", a lo cual se sumaron otros  factores que complicaron a la economía, como "la suba del precio mundial del petróleo  y, especialmente, una fuerte volatilidad en los mercados financieros internacionales impulsada por la suba de las tasas de interés en Estados Unidos  y la consecuente apreciación del dólar a nivel global".

Sostuvo que "ante esta  coyuntura la mejor manera de defender el gradualismo y evitar una gran crisis era acudir al FMI".

También destacó que "se alcanzó  de manera particularmente rápida", lo que demuestra que "nuestro programa económico estaba encaminado en la dirección correcta y ya contaba con el apoyo del mundo en general y del FMI en particular".

"Redoblaremos nuestros esfuerzos para bajar la inflación"

Agregó que de cara a la tarea que hay por delante "redoblaremos nuestros esfuerzos para bajar la inflación, eliminaremos las transferencias del Banco Central al Tesoro y  no habrá más financiamiento del déficit fiscal con emisión monetaria".

"Avanzaremos también en mejorar la hoja de balance del Banco Central, recomprando parte de las letras intransferibles que tiene en su poder para que con estos fondos el Banco Central pueda reducir el stock de Lebacs", indicó.

Peña señaló que "todo esto nos está permitiendo atravesar la turbulencia financiera evitando mayores disrupciones en la economía,  sin romper contratos, sin recaer en un tipo de cambio fijo o de implementar restricciones cambiarias que tantos problemas nos trajeron en el pasado". 

"La economía argentina ha aumentado su resiliencia como consecuencia de haber tomado políticas económicas que nos permitan crecer de manera sostenible e integrarnos al mundo. Vamos a continuar trabajando en esa dirección", aseveró.

Dijo que para  2019 "esperamos que la economía vuelva a crecer entre 2% y 3%", apoyada en los  mejores pronósticos "para la cosecha de trigo y el rebote de la cosecha de soja" junto con "la normalización de los mercados financieros y las mejores condiciones para la inversión".

"Pese a las turbulencias, el plan económico sigue siendo el mismo"

Peña señaló que pese a las "turbulencias" que afectaron a la economía "el plan económico sigue siendo el mismo" y subrayó que "estamos  convencidos de que éste es el camino y que las dificultades las vamos a superar mas rápido y mejor cuanto más juntos estemos".

En ese sentido abogó en favor de "trabajar sin prejuicios, sin las anclas y las mochilas de los fracasos del pasado y aprendiendo de esos fracasos para actuar rápido y con decisión como hemos actuado en estas semanas de volatilidad para poner un solo objetivo: cuidar a  los argentinos, cuidar el camino de crecimiento y seguir saliendo adelante todos juntos". 

"Quiero hablarles de la economía real más que de la macroeconomía, y de ese camino de desarrollo productivo que pretendemos",  señaló en el inicio de su informe de introducción antes de comenzar a responder las preguntas de los legisladores. 

Peña subrayó que el objetivo principal de esa estrategia apunta a desarrollar "un sector productivo dinámico y moderno, que se anime a salir al mundo, que ofrezca empleos formales y calificados, que se atreva a competir, a innovar y a invertir".

"Queremos un  país federal donde el trabajo se genere en cada provincia, y no solo en los grandes centros urbanos y creemos que los argentinos tienen potencial para recorrer este camino",  indicó.

El Jefe de Gabinete puso de relieve que para alcanzar esas metas el Gobierno desarrollará una acción basada en ocho pilares, que forman parte del Plan Productivo Nacional y que  incluyen como objetivos "reducir el costo del capital, mejorar el capital humano y la productividad laboral, ejecutar un plan de infraestructura y energía transparente y federal y  fomentar la innovación y la tecnología".

También  "bajar impuestos y tener una estructura impositiva equitativa y eficiente, impulsar la competencia y combatir los monopolios, la integración inteligente al mundo y simplificar la relación del Estado con las empresas y los ciudadanos", añadió.

Dijo que "en algunos pilares hemos avanzado más que otros y  todavía nos falta camino por recorrer en nuestra tarea de ofrecerles a las empresas y los trabajadores argentinos las condiciones que necesitan para crecer, en el mercado local y en el exterior", pero  dijo que "hacia allá estamos yendo, hay un rumbo".

El Jefe de Gabinete se refirió luego a la tareas que ha emprendido el Gobierno en los últimos dos años y medio luego de que "los argentinos decidimos un cambio buscando desarrollar ese potencial que tenemos y entendiendo, al mismo tiempo, que no hay desarrollo posible sin integridad y sin instituciones fuertes".

"Más argentinos consiguieron trabajo y se redujo la pobreza"

Apuntó que "en 2017 la economía creció 2,9%, aumentó la inversión más de 10% y crecieron también las exportaciones y el consumo", al tiempo que "más argentinos consiguieron trabajo y se redujo la pobreza".

"Desde mediados de 2016 a diciembre de 2017 más de 2,7 millones de argentinos salieron de la pobreza", indicó.