El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que las negociaciones paritarias "son libres" pero reconoció la intención del Gobierno de que todos los sectores de la actividad económica cierren acuerdos en el 15 %.

"Las paritarias son libres. Lo que sí consideramos es que es muy importante que la sociedad se comprometa con esta meta del 15 % y de entender que la lucha contra la inflación no es una cuestión solamente por parte del Gobierno", remarcó.

En conferencia de prensa en Casa Rosada, el jefe de Ministros aclaró que las mejoras salariales deberían estar acorde a las nueva meta de inflación impuesta por el Ejecutivo y consideró que la suba generalizada de precios "termina perjudicando a los sectores más vulnerables".

En otras palabras, Peña confirmó que el Gobierno establecerá el 15 % como porcentaje de referencia para todos los sectores (incluso el privado) porque ese será el aumento que le ofrecerá a los  gremios del sector público.

El ministro evitó pronunciar la postura oficial sobre la cláusula "gatillo", reclamada por bancarios y docentes. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, había dejado entrever que la intención del Gobierno era eliminarla.

Negó persecución política

Peña remarcó que "no hay lugar" para hablar de " persecución política" de dirigentes opositores o sindicalistas, que esas apreciaciones son "disparatadas", que forman parte de "estrategias de defensa judicial" y que el "Estado de Derecho está absolutamente garantizado".

"Hemos visto varias estrategias de defensa judicial planteando la teoría de la persecución política y creemos que son disparatadas", subrayó.

"No creemos que haya lugar para eso hoy, eso exige la madurez, especialmente de los que fueron funcionarios públicos para dar las explicaciones del caso", agregó el jefe de Ministros.

Asimismo, recomendó tener la "serenidad de saber que está absolutamente garantizado el Estado de Derecho y de legítima defensa".

"Los que tienen causas puntuales abiertas deberán dar las explicaciones del caso, y si están tranquilos de que las acusaciones no tienen fundamentos, eso se sabrá", afirmó. Y añadió: "Como nos ha pasado a nosotros, en innumerable cantidad de denuncias que el kirchnerismo nos ha hecho, muchas de ellas caídas porque no tenían ningún fundamento, y en otras (se manejaron) con la tranquilidad de que se pudo explicar" la "transparencia del nuestro accionar".

Sobre el sindicalismo

El jefe de Gabinete negó que para el Gobierno el movimiento sindical sea "un escollo" y subrayó que la administración macrista trabaje "en contra de un sector o de una persona".

"Valoramos la tarea del sindicalismo argentino, es parte de nuestra tradición institucional y social, y valoramos las muchas cuestiones que hemos podido trabajar en conjunto con el sindicalismo", resaltó.

Sobre la situación judicial de Hugo Moyano, denunciado por la Procelac junto a su hijo Pablo, la Federación de Camioneros, OCA y otras empresas y entidades por presunto lavado de activos de origen ilícito, expresó: "Con Moyano tenemos una relación de muchos años, convivimos en la Ciudad. Son cuestiones absolutamente independientes las discusiones que podamos tener a nivel de su tarea gremial con aquellas discusiones que están en el ámbito de la Justicia".