El jefe de Gabinete, Marcos Peña, está convencido de que la nueva fórmula "garantiza que los jubilados siempre van a tener una mejora". A su vez, el funcionario advirtió que el DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) es "una herramienta". En declaraciones a radio Mitre, el jefe de ministros habló de todo.

Al graficar la nueva medición propuesta por el oficialismo, detalló que "si un jubilado hoy cobra 10.000, con esta nueva fórmula, en 2018, cobrará 12.000". Esto beneficiaría, según Peña, al "75 por ciento de los jubilados". Asimismo, apuntó que con esta ley "los jubilados de la mínima que tienen más de 30 años de aporte, van a cobrar el 82 por ciento móvil (1,2 millón de jubilados), con lo cual van a ver crecer sus ingresos, al contrario de lo que pasaría con la fórmula actual, en la que los jubilados perdieron".

"Hay gente de buena fe -agregó- que está en contra, y lo validamos, y queremos debatir", contraponiendo con quienes quieren hacer "retroceder" a la Argentina "en calidad institucional", y apuntó directamente a "muchos dirigentes del gobierno anterior". Finalmente, destacó el buen funcionamiento del interbloque Cambiemos, en el medio de los incidentes del jueves, y lamentó que se llamó a "todas las fuerzas políticas a manifestarse contra la violencia", pero que "muchas organizaciones políticas no lo hicieron, sino todo lo contrario", en referencia al massismo y al kirchnerismo.