El funcionario confió en que ese debate puede darse "maduramente" y advirtió que "es un error muy bajo querer asociar esta discusión a cualquier vinculación de xenofobia o discriminación" y aclaró que "aplica tanto para cualquier residente o ciudadano de otro país que venga a la Argentina, cualquier argentino que vaya al exterior y se tenga que atender en ese sistema de salud ".

"Argentina reclama hace tiempo la reciprocidad; en la ciudad de Buenos Aires hace rato se da este debate. No hay muchos ejemplos en el mundo de una cuestión de gratuidad, por algo no existe…", dijo Marcos Peña, quien claramente expresó su deseo de que este tema "se debata en el Congreso".

El jefe de Gabinete de Mauricio Macri aclaró que el Gobierno tiene que responder a la situación de sus ciudadanos y a los impuestos que ellos pagan. "En un país que tiene las desigualdades y los déficits que todavía tenemos en materia social, eso se vuelve más acuciante".

En este sentido, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, explicó en rueda de prensa que la decisión se adoptó luego de que, a raíz de la reciente visita papal a Chile, ese país exigiera a los argentinos para pasar la frontera la presentación de seguro obligatorio de accidentes personales para extranjeros"No hay ningún país que no cobre a un extranjero toda la prestación de la salud", aseguró Morales.

Peña estuvo junto a los gobernadores de las provincias del norte, en el Centro de Convenciones Salta, hasta donde llegó para encabezar el Encuentro Regional del Norte. Allí, el funcionario detalló “estamos trabajando muy de cerca con el gobierno de Jujuy, la Cancillería y el Ministerio de Salud de la Nación” en este tema, y aclaró que habrá “una mesa de trabajo, porque la Argentina viene reclamando hace rato la reciprocidad”. 

Las relaciones diplomáticas entre Bolivia y la Argentina se tensaron, después de que el gobierno de Evo Morales rechazara un pedido de reciprocidad para darle cobertura médica a los inmigrantes. El Gobierno había mandado en octubre del 2017 una solicitud para que el país vecino adoptara la misma postura que la Argentina, pero fue descartada.