Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

El jefe de gabinete, Marcos Peña, defendió las reformas propuestas por el presidente Mauricio Macri el lunes último y negó perjuicios para distintos sectores económicos, por los cambios tributarios que se buscarán implementar. “Ningún sector económico argentino se ve perjudicado por esta reforma tributaria”, expresó el funcionario nacional durante el informe de gestión que ofreció en el Senado, durante el cual debió escuchar una catarata de reclamos de legisladores por el impacto en las economías regionales de la reforma impositiva anunciada el martes último.

Admitió “la inquietud que puede haber generado alguna de las propuestas”, como en el sector azucarero y vitivinícola y también para la industria de Tierra del Fuego. Senadores nacionales por Mendoza, San Juan y Tierra del Fuego criticaron los alcances de las medidas impulsadas por el Poder Ejecutivo, por el gravamen a los vinos y la quita del arancel para importaciones de artículos electrónicos, una industria fundamental para los fueguinos.

Peña dijo que el gobierno no cree “en la lógica de la imposición, en la lógica del no diálogo” y ratificó la convocatoria presidencial para encontrar “consensos básicos”. En la apertura del informe, pasadas las 14 y que se extendió durante cuatro horas, el funcionario nacional defendió los tres ejes planteados por Macri sobre responsabilidad fiscal, inflación e impuestos; desarrollo del empleo y la producción y la calidad institucional.

El equilibrio fiscal tiene que volver a ser una práctica de buen gobierno y tiene que estar más allá de cualquier signo político”, enfatizó. También pidió que se abra el debate sobre la reforma del sistema previsional vigente, en la comisión prevista por la Ley de Reparación Histórica, que deberá conformarse próximamente con el objetivo de buscar “el mayor grado de consenso posible”.

Planteos

La senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti abrió los reclamos por el gravamen a los vinos y sidras. “Le mintieron en la cara a la industria vitivinícola, a los productores, porque hace unos meses les negaron estar pensando en un impuesto al sector”, se quejó y agregó que “con este ‘impuestazo’ el vino pasa de ser una bebida nacional a ser una bebida perjudicial para la salud”.

En esa línea también se pronunció el sanjuanino Ruperto Godoy, en referencia a la alícuota del 10% para vinos y sidras; del 17% para las bebidas espumantes y el champán, mientras que las cervezas, que tributan una alícuota del 8%, pasarían a pagar el 17%. Aseguró que los costos “se los van a transferir al productor”.

Por su parte, el senador José Ojeda, del Frente para la Victoria fueguino, dijo en tono dramático que la eliminación de impuestos a la importación de productos electrónicos, “condenan a Tierra del Fuego a un estallido”, ejemplificando que se afectarán unos 16.000 puestos de trabajo.

Respaldado en el triunfo electoral de Cambiemos a nivel nacional, Peña reconoció que “las victorias electorales no dan derechos sino obligaciones”, agradeció a los votantes del oficialismo y reafirmó “nuestro compromiso de trabajar” para quienes no los eligieron en los comicios legislativos.