Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Falta mucho. Pero el peronismo ya arrancó con el debate. ¿Cuál es la mejor estrategia para enfrentar a Cambiemos en las presidenciales del año próximo? Se habla de unidad, de listas separadas y comienzan a tirarse los primeros nombres.

Esta semana hubo gran cantidad de reuniones, a cuyo contenido accedió Crónica. Todos volvieron de las vacaciones y, asados peronistas de por medio, se debatió lo siguiente. La única manera de ganarle a Macri, casi todo el peronismo está de acuerdo con esto, es en segunda vuelta. Es muy difícil, casi imposible, que un candidato del espacio se imponga ante Cambiemos en el primer turno electoral. Por lo tanto, la segunda cosa que está clara es que la primera vuelta la va a ganar el gobierno. Aquí empiezan las diferencias: si las elecciones presidenciales fueran hoy, dentro del mundo peronista algunos dicen que Macri tiene 35 puntos y otros lo elevan hasta el 41 por ciento.

Por lo tanto, la única opción del peronismo es salir segundo y forzar una segunda vuelta, ya que si bien creen que Macri hoy les gana, tampoco creen que tenga el número suficiente para ganar en primera ronda sin balotaje.

Entonces arrancan las especulaciones de que es lo que le "conviene" hacer al peronismo, un amplio espacio partido en 1.000 pedacitos, donde conviven el kirchnerismo -o lo que quedó de él-, el peronismo "de toda la vida" con raíz sindical, los gobernadores de provincia que se sienten fuertes, y los intendentes del conurbano, nucleados alrededor del PJ bonaerense.

En todo este armado, surge una división de aguas claras, como siempre, entre a favor y en contra de Cristina, aunque todos dicen que "la doctora", como algunos la llaman, no será candidata. Aunque por lo bajo advierten: "Dependerá de ella". Otra polémica es si el peronismo tiene que resolver sus diferencias en una PASO, e ir a enfrentar a Macri con un nombre fuerte, o si conviene presentar a la presidencial distintas listas, una de ellas tiene que tener el sello del PJ.

Están los que argumentan que el "juego" que más le conviene al gobierno es un peronismo dividido porque esto le podría permitir a Macri ganar en primera vuelta y dicen que presentarse con varias listas es una jugada riesgosa. Estos sectores creen que debe haber una interna donde gane el más fuerte, y que el resto acompañe.

Nombres sobre la mesa

Se tiran nombres todo el día. Algunos vinculados a CFK y su grupo ven con buenas chances presidenciales a Agustín Chivo Rossi, ex ministro cristinista, ya que resaltan que no tiene imagen negativa. Están los que piensan que el PJ bonaerense también podría sumar algún nombre a la discusión, pero esto está aún en pañales. También aparece el nombre de Alberto Rodríguez Saá desde el interior y, por supuesto, Juan Manuel Urtubey, que siempre intenta armar un peronismo renovado y lejos de CFK.

Del lado macrista, el Presidente está cantado en la boleta y comenzaron en el PRO las especulaciones de quién lo debe acompañar. Dicho de otra manera, lo que muchos quieren saber es qué hará María Eugenia Vidal, la mujer que tiene la mejor imagen del país.

Muchos dicen que buscará su reelección como gobernadora bonaerense, mientras otros especulan que si el gobierno se ve en aprietos de ganar, Macri podría convocarla en la boleta presidencial, un valor incalculable para la campaña, que promete ser muy dura.

En la vereda de enfrente, las deliberaciones del PRO

Los principales dirigentes nacionales del PRO se reunieron ayer para analizar la agenda de trabajo del año, pensando sobre todo en los proyectos de reelección del presidente, la gobernadora bonaerense y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Durante el encuentro del consejo nacional partidario, que se realizó durante varias horas en el predio porteño de Parque Norte, los funcionarios, legisladores y dirigentes también expusieron sus distintos puntos de vista respecto del debate sobre la despenalización del aborto.

"Somos muy optimistas respecto del año que viene y la reelección", sostuvo ante el periodismo el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. En el mismo sentido se expresó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, quien subrayó que el objetivo es "consolidar la primera mitad del primer mandato y trabajar en la organización del 2019, que es un año crucial". Agregó que "esperamos que sean tres reelecciones en los tres principales distritos, pero también queremos sumar otras provincias importantes", en alusión a las posibles candidaturas de Macri, Vidal y Rodríguez Larreta.

En tanto, la gobernadora bonaerense, una de las oradoras de cierre de la cumbre, aseveró que "somos un equipo de gente que, con aciertos o errores, somos honestos y nos rompemos el alma trabajando para darle una vida mejor a la gente, y somos conscientes de nuestras limitaciones como para saber que no lo podemos hacer solos".