Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

Una nueva reunión entre la CGT y el gobierno afila el diálogo que propone Cambiemos. Desde el Ministerio de Trabajo confirmaron que se continúa avanzando sobre “el blanqueo laboral y la formación profesional”. La central obrera, por su parte, se fue disconforme y resignada. El lunes se volverán a ver las caras, en un encuentro multisectorial llevado a cabo en el Centro Cultural Kirchner.

En la sede de Alem, las partes se reunieron por más de dos horas. Se tocaron “varios temas”, confirmaron desde Azopardo, pero el eje estuvo puesto en el famoso “blanqueo laboral”. “Los dirigentes sindicales coincidieron en todo”, le dijeron a este medio desde la cartera que encabeza Jorge Triaca, quien representó al gobierno junto a Mario Quintana, vicejefe de Gabinete, conocido por manejar los números del Ejecutivo.

“Se mantuvo la línea que veníamos trabajando”, dijo Héctor Daer, al salir del Ministerio, donde llegó acompañado por Juan Carlos Schmid Carlos Acuña, con quienes conforma el triunvirato. Además, dijeron presente José Luis Lingeri (Obras Públicas), Andrés Rodríguez (UPCN), Omar Maturano (La Fraternidad), Francisco “el Barba” Gutiérrez (UOM) y Armando Cavalieri, de Comercio.

“En resumen, se habló de una reforma laboral light”, le dijeron a Crónica fuentes de la central obrera. Eso fue lo protocolar. Sin embargo, un punto trascendente del encuentro fue la intención del Ejecutivo de activar, para múltiples sectores, un mecanismo de fondo de desempleo, similar al que se implementó para el sector de la Construcción tiempo atrás.

Así lo revelaron a BAE Negocios fuentes sindicales que participaron de la reunión. Básicamente el mecanismo consiste en que cada trabajador posee una cuenta bancaria, donde mes a mes empleadores y trabajadores aportan fondos para atenuar contingencias en la continuidad laboral. “Son objetivos para seguir bajando el desempleo. Se implementaría sector por sector”, confirmaron.

Para la central obrera, lo importante de la charla, que duró unas dos horas y media, fue el blanqueo. “Esto se traduce en plata para el Estado y afiliados para los sindicatos. Las empresas son las más perjudicadas, porque tienen que poner a los trabajadores en blanco. Será por productividad y producción”, sostuvieron las fuentes consultadas por este medio.

Otros puntos de diálogo fueron los nuevos convenios (“no olvidemos que de 2000 para acá se crearon, a nivel mundial, unos 250 trabajos”, sostienen desde la CGT) y los planes laborales que desde el Estado impulsarán para reactivar la economía, punto que hasta ahora se vio poco y nada. La CGT, que fue invitada por el mismo presidente a participar del encuentro en el CCK el próximo lunes, se reunirá en los próximos días para comunicar, entre varios sindicatos, lo dialogado en la cartera laboral.

Daer enumeró que los tópicos del lunes rondarán en torno a pobreza, situación social, trabajo y salud. El triunviro enfatizó que para la CGT el Ejecutivo se comprometió a no avanzar en ninguna especie donde haya posturas encontradas, al resaltar el camino de diálogo que retoma esa central con el gobierno de Cambiemos, a pocas horas de la rotunda victoria electoral del macrismo.