La causa contra Mauricio Macri por el supuesto espionaje ilegal a las familias de las víctimas del submarino ARA San Juan sigue dando que hablar. Luego de que la Cámara de Mar del Plata autorizara al expresidente a salir del país, ahora está en tela de juicio la posición del juez federal interino de Dolores, Martín Bava.

El mencionado organismo le concedió a la defensa un recurso “excepcional”, para que la Cámara Federal de Casación Penal decida si el mencionado subrogante debe seguir en su cargo o no. Esta última resulta ser la última instancia de apelación, previa a la Corte Suprema de Justicia. Por lo que vendría a ser casi el último recurso antes de llegar al máximo tribunal del país.

¿Qué es un juez subrogante?

Básicamente se trata de un magistrado “suplente”, que reemplaza al titular, en caso de que este renuncie, se tome licencia o no pueda ejercer por otros motivos. En esta oportunidad, Bava vendría a ser el sustituto del juez Alejandro Ramos Padilla.

El magistrado Martín Bava ejerce como subrogante en la causa que investiga a Mauricio Macri por supuesto "espionaje ilegal".

Retomando la causa, este recurso fue habilitado por el tribunal de apelaciones, sin que los abogados de Macri deban realizar el recurso de queja. Todo esto a pesar de que las recusaciones no son materia de estudio de la Cámara de Casación, puesto que solo interviene cuando se trata de resoluciones equiparables a sentencias definitivas.

En cuando a la admisibilidad del recurso, los jueces Alejandro Tazza y Eduardo Jiménez redactaron que "deberá enfocarse en lo atinente a la recurribilidad de la resolución puesta en tela de juicio", quienes también añadieron que "se advierte que la misma no reviste la calidad de sentencia definitiva".

La causa radica en los tribunales federales de Dolores.

"Habremos de considerar que en el marco de esta causa se debaten cuestiones que, por sus efectos y connotaciones sociales, efectivamente pueden suscitar una situación de gravedad institucional, en el sentido de que todo aquello que se ha resuelto puede poseer aptitud, por sus efectos, de exceder el mero interés de las partes", añadieron, para finalmente habilitar "de manera excepcional la instancia casatoria propugnada por la defensa de Mauricio Macri".

Previamente, esta recusación ya había sido rechazada dos veces por la Cámara Federal de Mar del Plata. En ambos casos, el tribunal entendió que no había elementos que permitiesen sospechar que el magistrado en cuestión, Martín Bava, actuó de un modo parcial o motivado por intereses que excedan a su función jurisdiccional.

En cuanto a la querella que comanda Valeria Carreras, se mostró inconforme con la decisión. "El hecho de haber concedido a Macri el recurso de casación contra el rechazo de la recusación al juez Bava es otra muestra del poder real que detenta aún el expresidente y su desesperación por apartar a cualquier juez probo que en serio se maneje con pruebas y dentro de la ley", señaló.