L as primeras palabras de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Christine Lagarde, en el Foro Económico de Davos, Suiza, fueron sobre el aumento "preocupante" de la deuda en muchos países. El mensaje involucra directamente a la Argentina que, en los últimos dos años, ha pasado a liderar el ránking de colocadores de deuda emergente.

En conferencia de prensa, Lagarde amplió su visión del informe presentado en el Foro, sobre la actualización de las perspectivas económicas. El organismo internacional revisó al alza sus previsiones de mejora mundial hasta el 3,9 por ciento en 2018 y 2019, dos décimas más que lo pronosticado tres meses atrás.

"El crecimiento global se aceleró desde 2016 y todas las señales apuntan a un continuo avance este año y el próximo", dijo Lagarde en Davos, a donde arribará este miércoles el presidente Mauricio Macri desde Rusia. Sin embargo, la directora del FMI aseguró que "hay un aumento preocupante de la deuda de muchos países y debemos estar atentos".

Al que le quepa el sayo...

Tal "preocupación" incluye, claramente, a la Argentina. Según el sitio especializado en finanzas CBonds publicado por el diario Bae Negocios, el 20% de los dólares emitidos en el mercado internacional de deuda son de Argentina ya que entre enero y septiembre 2017 acumuló 36.000 millones de dólares de los 183.000 millones emitidos en todo el mundo.

Es decir, uno de cada 5 dólares emitidos en el mercado internacional de deuda son de Argentina. Con ese porcentaje, el país encabeza el ránking de emisión de deuda soberana de este año, muy por encima de Arabia Saudita, con 22.000 millones; Turquía, con 9.000 millones, y Kuwait, con 8.000 millones de dólares.

Ya en 2016 el país había encabezado el mismo ránking con sólo el 12,5 por ciento, con 22.000 millones de dólares emitidos. El mismo estudio indica que la mayor parte de esta deuda se concentra en cuatro bancos: HSBC, JP Morgan, Citigroup y Deutsche Bank. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), al término del tercer trimestre del año (julio, agosto y septiembre) la deuda externa total ascendió a US$ 216.351 millones, 20% más que en igual período del año pasado, cuando alcanzó a US$179.775 millones.

En Davos, Lagarde destacó que existe incertidumbre para este año, ya que el largo período de tasas de interés bajas "llevó a niveles de vulnerabilidad acumulada en el sector financiero". La funcionaria de origen francés señaló que "deben hacerse reformas estructurales, tomar medidas para un crecimiento a largo plazo, rebajar la deuda en los ámbitos en que esté muy alta y reinvertir en la economía a través de infraestructura y un gasto social efectivo".

Lagarde reiteró que el crecimiento debe ser "más inclusivo" y que es necesario entrenar a los trabajadores desplazados o que van a ser desplazados por la tecnología, además de pedir por "nuevas oportunidades para los jóvenes y las mujeres".