Durante la última dictadura cívico-militar en la Argentina "no hubo dos demonios", sino que existió "un terrorismo de Estado que se llevó miles de vidas de argentinos", sostuvo este miércoles el presidente Alberto Fernández. Sus palabras se escucharon durante el homenaje realizado a las doce personas secuestradas entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977 en la Iglesia de la Santa Cruz, entre ellas las primeras referentes de Madres de Plaza de Mayo y dos monjas francesas, que aún están desaparecidas.

"Seguimos reclamando que en la Argentina haya justicia, seguimos reclamando una Justicia mejor. Vamos a seguir peleando por eso, aun cuando a veces la Justicia se corporativiza y hace todo lo necesario para ponerse enfrente de los que sólo pedimos verdad y justicia, que es lo que deberían garantizarnos los jueces argentinos", manifestó Fernández durante la actividad realizada en el Solar de la Memoria de la Iglesia de la Santa Cruz, bajo el lema "Pisamos las calles nuevamente para recuperar la Patria Igualitaria, Libre y Soberana por la que lucharon nuestras y nuestros 30.000. Memoria, Verdad y Justicia".

"Esta iglesia fue testigo de las primeras reuniones de las Madres (de Plaza de Mayo) que sólo querían saber la suerte sobre la vida de sus hijos y terminaron muertas y desaparecidas", sostuvo el Presidente. Y luego aseveró: "Están muy vivas en la memoria de todos nosotros, en los corazones y las almas".

Alberto Fernández Abuelas de Plaza de Mayo
Alberto Fernández junto a Abuelas.

El jefe de Estado fue acompañado por los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; de Defensa, Jorge Taiana, y de Cultura, Tristán Bauer; los secretarios general de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti; el procurador del Tesoro, Carlos Zannini; los diputados nacionales Eduardo Valdés y Leandro Santoro, y otras autoridades.

También estuvieron Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y desde Jujuy se sumó vía Zoom Milagro Sala, a quien distinguieron por su trayectoria de lucha y promoción de los derechos humanos, al igual que a Susana Reyes, Franco Márcico y Esteban Mango“Voy a estar siempre trabajando al lado de los que están injustamente presos”, dijo el mandatario sobre la situación de los presos políticos.

El mensaje de Cristina Kirchner

Por su parte, la vicepresidenta recordó a las Madres de Plaza de Mayo, religiosos y laicos secuestrados durante la última dictadura cívico militar en la iglesia Santa Cruz. "Mi corazón junto a ustedes, siempre", escribió la titular del Senado en su cuenta de Twitter, al cumplirse 44 años del inicio de esos crímenes.

Entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977 fueron secuestradas en esa iglesia las fundadoras de la organización de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce de Bianco.

Lo mismo ocurrió con la monja francesa Alice Domon y los militantes Ángela Auad, Gabriel Horane, Raquel Bulit y Patricia Oviedo, que reclamaban por la aparición de sus familiares secuestrados por el gobierno de facto y fueron "marcados" por el represor infiltrado Alfredo Astiz, que usó el alias de "Gustavo Niño" y se hizo pasar por hermano de un desaparecido.

Ese mismo 8 de diciembre secuestraron también a Remo Berardo en su casa, y a Horacio Aníbal Elbert y José Julio Fondevila en un bar. El plan terminó el 10 de diciembre de 1977, cuando se produjo el secuestro de Azucena Villaflor y la monja francesa Léonie Duquet.

Ver comentarios