La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de reforma previsional que modifica el sistema de actualización de los haberes de la clase pasiva, con el voto favorable de Cambiemos y legisladores que responden a los gobernadores peronistas, en una encendida sesión que se prolongó por más de 17 horas.

La iniciativa se votó con 127 votos que fueron aportados por la coalición oficialista y legisladores de Argentina Federal que responden a gobernadores del PJ, mientras que el rechazo al proyecto fue expresado por un arco opositor conformado por el Frente para la Victoria, el massista, Compromiso Federal y la izquierda, que cosechó 117 sufragios.

El resultado de la Cámara Baja.
En pantalla aparecen 128 votos afirmativos contra 116 negativos, debido al error de la legisladora Carolina Mosiés, que finalmente pudo hacer valer su rechazo a la ley.

El clima de violencia en las inmediaciones del Congreso y los cacerolazos influyeron a lo largo de toda la sesión, situación que motivó reiterados pedidos de la oposición, sobre todo del Frente para la Victoria-PJ y del Frente Renovador, para que el debate se aplazara para otro día, tal como lo habían conseguido el pasado jueves.

El proyecto convertido en ley establece que desde marzo las jubilaciones, pensiones y Asignación Universal por Hijo se actualizarán en forma trimestral en base a un sistema combinado entre la variación de la inflación (en un 70 por ciento) y del aumento salarial promedio (un 30 por ciento) y el desfasaje inicial entre un sistema y otro se compensará con una suma fija por única vez para los haberes menores a diez mil pesos.

En el cierre del debate, el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, optó por no brindar un discurso y solo manifestó por afirmar que "los dirigentes responsables no reparte fósforos donde hay nafta" y pidió pasar a votar tras una sesión maratónica que se extendió más de 17 horas. De esas 17 horas, doce estuvieron dedicadas a debatir la iniciativa, pero las primeros cinco se las llevaron los diferentes recursos y cuestiones de privilegio que interpuso la oposición en un intento por levantar la sesión.

Durante el debate, la presidenta del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño,  aseguró que "es un recorte del bolsillo del trabajador jubilado" y dijo que "es falso la sustentabilidad del sistema cuando dentro de poco se va votar una rebaja de los aportes patronales", al tiempo que insistió en la inconstitucionalidad de esta norma.

Desde el Interbloque Argentina Federal, el peronista salteño Néstor David, afirmó que esta bancada "no estará en una situación fácil porque vamos a votar divididos" y agregó que "hoy nos toca elegir y podremos entre todos salir adelante, es cierto que el gobierno tiene la responsabilidad y tiene la legitimidad de plantear las políticas que quiere llevar adelante".

El presidente del bloque del FPV, Agustín Rossi, dijo que "estamos debatiendo la ley en una fecha importante porque hoy se cumplen dieciséis años de la represión del 19 y 20 de diciembre donde murieron decenas de argentinos" y opinó que el "bono no resuelve nada", en referencia la compensación que pagará el Gobierno.

"Venimos a decirle No a este índice de movilidad jubilatoria, porque es perverso desde la A hasta Z y perjudica al conjunto del pueblo argentino", apuntó Rossi. Agregó que la medida "ha despertado la rebelión del pueblo no solo con las marchas de las organizaciones sino con los cacerolazos", y advirtió que "van a seguir".

Cambiemos logró la aprobación junto a peronistas

El interbloque Cambiemos logró sancionar el proyecto de reforma previsional en la Cámara de Diputados con el respaldo de la totalidad de los integrantes de la coalición oficialista, que hoy reúne más de un centenar de miembros, y de legisladores que responden a gobernadores peronistas, quienes acordaron el paquete de leyes con el gobierno nacional.

La iniciativa se aprobó en general con el apoyo de 107 diputados de Cambiemos -ya que el presidente del cuerpo Emilio Monzó no votó- y un veintena de legisladores que responden a mandatarios de partidos provinciales y del Partido Justicialista, en base al acuerdo alcanzado entre el presidente Mauricio Macri y los jefes distritales.

Los legisladores opositores que acompañaron el proyecto de reforma previsional fueron los representantes de Córdoba Juan Brugge, Alejandra Vigo, Martín Llaryora, Pablo Cassineiro; los entrerrianos Mayda Cresto y Juanjo Bahillo; los misioneros Verónica Derna, Ricardo Wellabach, Jorge Franco, Flavia Morales y Daniel Di Stefano; los catamarqueños Silvana Ginocchio y Gustavo Saadi y los salteños peronistas Pablo Kosiner y Andrés Zottos.

También acompañaron al oficialismo los tucumanos Pablo Yedlin, y Gladys Medina, el chaqueño Juan Mosqueda, la santiagueña Graciela Navarro, la neuquina Alma Sapag, mientras que se abstuvieron la diputada por Chaco del justicialismo Elda Pertile y la diputada del Frente Cívico de Santiago del Estero, Mirta Pastoriza.

Los legisladores que responden a Gerardo Zamora votaron en forma dividida ya que mientras Navarro lo hizo a favor, Pastoriza se abstuvo, y se expresaron en contra la esposa del mandatario santiagueño Claudia Abdala, Hugo Infante, Estela Neder Ada Abdala de Matarazzo. También fueron negativos los votos de los sanjuaninos que se referencian en el gobernador Sergio Uñac: Walter Allende, Graciela Calleses, y María Peñaloza.

También formaron parte de los 117 votos negativos los justicialistas Diego Bossio, el ex intendente de Bolívar Eduardo Bucca, el peronista Néstor David, los pampeanos Ariel Rauschenberger, Sergio Ziliotto, y Melina Delú, los riojanos Danilo Flores y Luis Beder Herrera, los jujeños Carolina Moises y José Martiarena, el correntino Oscar Macias, y los mendocinos Omar Felix y Pedro Miranda

Además votaron en contra la radical porteña Carla Carrizo de Evolución Radical así como el ex embajador de Estados Unidos, Martín Lousteau, y sus aliados José Ramón, y Teresa Villavicencio, así como la mayoría del bloque del Frente para la Victoria -con excepción de tres ausentes-, el Movimiento Evita, los tres diputados de la izquierda, y Compromiso Federal.

Los ausentes en la hora de votación fueron el ex candidato a presidente Daniel Scioli, los también kirchneristas Luis Basterra, Laura Alonso -ambos tienen familiares con problemas de salud- los massistas Marina Morales y Alejandro Snopek, los chubutenses Rosa Muñoz y Jorge Taboada, los justicialistas Roberto Alberti y el tucumano José Orellana.

Antes de todo

Para iniciar la sesión el oficialismo reunió el qúorum reglamentario con la participación de 105 diputados propios, 3 del bloque que encabeza Martín Lousteau, y legisladores que responden a los gobiernos provinciales de Misiones (4), Córdoba (4), Santiago del Estero (3), Entre Ríos (2), Chaco (2), Tucumán (2), Salta (2), Chubut (1) y Neuquen (1), además del sindicalista Alberto Roberti.

Algunos de los opositores, que en la sesión del jueves no dieron quórum, esperaron hasta último momento para ingresar al recinto y lo hicieron junto al titular del bloque PRO, Nicolás Massot. De hecho, un peronista salteño, una del oficialismo santiagueño y el ahora oficialista Alfredo Olmedo ingresaron y se sentaron, mientras Monzó daba inicio a la sesión.

Una vez habilitada la sesión ingresaron los legisladores del massismo, el kirchnerismo, el Movimiento Evita, la izquierda, el peronismo puntano y los opositores a la reforma del fragmentado bloque Justicialista.
Los diputados que se sumaron para dar quórum, en relación a la sesión frustrada de la semana pasada, pertenecen a las provincias de Salta, Entre Ríos, Neuquén y Chubut.

Los nuevos aportes al quórum se comenzaron a gestar en la reunión realizada el viernes en Diputados entre mandatarios provinciales y representantes del Poder Ejecutivo y del oficialismo parlamentario.
Con el compromiso del bono de compensación para los jubilados, trece gobernadores manifestaron ayer su respaldo a la reforma en otra reunión que mantuvieron -minutos antes del inicio de la sesión- con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en el despacho de Monzó en Diputados, y que fue leído por el Gobierno como un fuerte gesto de apoyo al pacto que suscribieron el mes pasado.

Al encuentro asistieron los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires); Gerardo Morales (Jujuy), Eduardo Valdés (Corrientes), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán), y Domingo Peppo (Chaco). También, Rosana Bertone (Tierra del Fuego); Alberto Weretilnek (Rio Negro); Mariano Arcioni (Chubut); Hugo Passalacqua (Misiones) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires).

Fuente: Télam