El juez federal Daniel Rafecas deberá presentarse el próximo jueves a las 9 ante la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura para presentar su descargo frente a la acusación de presunto mal desempeño de sus funciones, que podría derivar en un pedido de juicio político en su contra.

Si bien en el edificio de Libertad 731 esperan para el jueves la visita del titular del Juzgado Federal número 3, también está previsto que el magistrado decida no presentarse en persona y que ejerza su derecho al descargo por escrito.

La expectativa por la presencia de Rafecas en el seno de la Comisión de Acusación se basa en sus propios dichos ya que, apenas conocida la decisión de la Comisión de citarlo por el artículo 20 del reglamento de la Comisión, el magistrado afirmó que iba a asistir personalmente.

"No tengo ningún problema en presentarme ni tengo por qué no presentarme ante los consejeros para dar las explicaciones y responder todas las preguntas sobre mi actuación en esta causa. Tengo fe en las instituciones de nuestra democracia”, enfatizó Rafecas tras notificarse de su citación.

Incluso, el magistrado dejó claro que tampoco iba a renunciar, y que se iba a “hacer cargo de todas las consecuencias” de lo que resolvió “en todos los casos” en los que le ha tocado trabajar, “con la convicción de haber hecho siempre lo correcto”.

Rafecas fue citado por la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura el 23 de noviembre, como resultado de una votación en la se requería mayoría simple de votos (cinco votos).

La citación de Rafecas obtuvo seis votos positivos, que se impusieron a los dos votos negativos (uno de ellos a raíz de una disidencia parcial).

A favor de citar a Rafecas estuvieron los consejeros Ángel Rozas (senador UCR), Miguel Piedecasas (abogado del interior), Pablo Tonelli (diputado Cambiemos), Juan Bautista Mahiques (representante del Poder Ejecutivo), Jorge Candis (académico) y Gustavo Valdés (diputado y gobernador electo de Corrientes).

Por la negativa se pronunció Leónidas Moldes (juez) y, en carácter parcial, Luis María Cabral (juez), quien había solicitado la postergación del tratamiento del dictamen.

Según consta en el dictamen que instruye el consejero Rozas, la acusación por presunto mal desempeño que pesa sobre Rafecas fue por “haber desestimado” la denuncia efectuada por el fallecido fiscal Alberto
Nisman
“sin dar lugar a la mínima investigación, con insuficiente formulación, con manifestaciones políticas impropias e inusual premura”.

"Mi actuación en esta causa fue clara y transparente y, aún si esto tiene un desenlace negativo, por supuesto que lo voy a lamentar, pero lo más grave no es en términos personales sino en términos institucionales, aunque confío en cómo funciona nuestra democracia. De todos modos, tengo fe que ésto no va a suceder”, expresó el magistrado tras conocer el resultado de la votación.

El centro de la investigación del desempeño de Rafecas, iniciada por denuncias de los diputados nacionales Elisa Carrió y Waldo Wolff, se ubica en sus decisiones en relación a la denuncia que, en enero del 2015, pocos días antes de ser hallado muerto de un disparo en la cabeza, había formulado el entonces titular de la UFI-Amia, Alberto Nisman, contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la Amia.