La falta de respuesta de las autoridades frente al pedido de reunión para revertir el despido de 28 trabajadores motivó el acampe impulsado por ATE Capital en el hall del Ministerio de Ambiente. Finalmente, este miércoles fueron recibidos por el ministro Sergio Bergman con algunos avances: reincorporación inmediata de seis empleados y revisión del resto.

“El resultado de la reunión fue la reincorporación de seis trabajadores en lo inmediato a partir del día de mañana (por este jueves)”, dijo el miembro del Consejo Directivo de ATE Capital, Diego Martínez. Se realizará “una mesa de trabajo para el día viernes en donde la Defensoría del Pueblo es garante de que se produzca esa reunión para seguir trabajando en futuras reincorporaciones”, al tiempo que enfatizó que Bergman tuvo “al principio, una actitud completamente cerrada”.

El funcionario “no reconoció que los trabajadores fueran despedidos, sino que hablan de rescisión de contratos mandándonos a que armemos un partido político de oposición”. Según amplió Martínez, se vivió un clima de “destrato y de falta de respeto muy grande de parte del ministro”, sin embargo celebró que luego se pudo destrabar el conflicto “por una reunión de la junta interna con el segundo responsable” de la cartera de Ambiente.

Desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable confirmaron que en la reunión con delegados de ATEse llegó a un acuerdo, una mesa de diálogo, y se solicitó que al abrir el diálogo levanten el acampe de adentro y afuera” del edificio. Además, dieron su versión de los hechos: “Los 28 trabajadores no fueron despedidos, son contratos. Existen 800 personas trabajando, 600 y pico de contratos, no se echó a nadie de planta permanente. Se renovaron 650 contratos”.

Y cerraron: “Se hizo un análisis en los últimos meses del año, a ver sus faltas, si trabajan o no”, datos que volverán a ser revisados en la reunión del 12 de enero. Los estatales comenzaron una permanencia pacífica en el hall del edificio ubicado en San Martín al 400, poco después de las 10 de la mañana del último martes, para pedir por despedidos que estaban bajo contrato y a los que el 31 de diciembre no les renovaron su continuidad laboral.

Este miércoles, personal de Infantería fue apostado en el interior del ministerio mientras, en los alrededores, se observó una fuerte presencia policial con camionetas y motos sobre avenida Corrientes. Un trabajador contó que “el conflicto empieza el 28 de diciembre, cuando algunos directores empiezan a llamar informalmente a trabajadores para avisar que no iban a renovar contrato para 2018”.