Se cumplen este lunes seis años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, y sigue sin saberse si su deceso se trató de un suicidio (inducido o no) o un asesinato. Este lunes habrá homenajes en su nombre, mientras se espera el fin de la feria judicial para ver movimiento en las distintas investigaciones sobre su patrimonio y su denuncia.

Nisman estaba a cargo de la unidad fiscal AMIA e investigaba el atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, que se cobró la vida de 85 personas. Fue el peor ataque terrorista registrado en el país. La semana previa a su muerte, Nisman había presentado una denuncia penal contra la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por el supuesto encubrimiento a los acusados de ordenar aquel ataque, a través de la firma del memorándum de entendimiento con Irán de 2013.

Pesquisas abiertas

Durante el fin de semana se conoció que el fiscal Eduardo Taiano busca identificar a todos los agentes de inteligencia que actuaron el día de su muerte. Ese 18 de enero del 2015 hubo una inusual "explosión de llamadas" entre al menos 89 agentes, que buscan citar para que declaren como testigos.

Por el momento, Taiano habría descartado citar tanto a los funcionarios nacionales como a los legisladores de la oposición que estuvieron llamando a Nisman la jornada previa a encontrar su cadáver. La fiscalía busca que los agentes y ex agentes expliquen por qué se encontraban en las inmediaciones del departamento de Nisman y otras ubicaciones clave para la investigación, y qué hablaron en determinadas conversaciones telefónicas el 18 de enero de 2015, detalló la fuente con acceso directo al expediente.

También, el sábado se publicó desde la cuenta de Twitter de la DAIA un video recordando al fallecido fiscal, pidiendo justicia para "esclarecer su asesinato". La semana pasada, además, avanzó la causa en la que se busca esclarecer el origen de los fondos que descubrieron del fiscal tras su muerte.

El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi embargó bienes y cuentas bancarias a su madre y hermana, y ordenó una investigación patrimonial, en la causa por presunto lavado de dinero, a raíz del hallazgo a su nombre de una cuenta en Estados Unidos no declarada, cuyo apoderado era el fallecido fiscal.

La sala I de la Cámara Federal porteña deberá resolver si avala los embargos preventivos dispuestos por Martínez De Giorgi, en la causa que tiene como querellante a la AFIP y que fueron apelados por la defensa de Sara Garfunkel, madre de Nisman y de Sandra Nisman, su hermana.

Entre las medidas ordenadas figura un informe sobre el patrimonio de los imputados en la causa, la madre y hermana del ex titular de la Unidad Fiscal AMIA, del técnico informático Diego Lagomarsino y un empresario, Claudio Picón.

Ver comentarios