El empresario Cristóbal López se entregó en la madrugada del miércoles a la justicia, luego de ser procesado en una causa que investiga una millonaria evasión en el pago al fisco de un impuesto a la transferencia de los combustibles, entre el 2013 y el 2015.

Después de pasar varias horas prófugo, el dueño del Grupo Indalo, finalmente se entregó la Justicia en el Edificio Centinela de Gendarmería, confirmó el secretario de Seguridad, Gerardo Milman. Será trasladado a primera hora del miércoles al Penal de Ezeiza.

El juez a cargo de la pesquisa, Julián Ercolini, dictó además la prisión preventiva contra Fabián De Sousa -quien fue arrestado el martes- por entender que ambos violaron “deliberadamente las medidas cautelares impuestas” en el expediente.

La causa investiga la evasión de 8.000 millones de pesos en el pago al fisco de un impuesto a la transferencia de los combustibles -a través de la empresa Oil Combustibles SA- que, según la acusación, se usó para capitalizar a otras empresas del grupo empresario que lideraba López.