Antes de recibir en la Casa Rosada a la mesa nacional de Cambiemos, el presidente Mauricio Macri tuvo otro encuentro de alta relevancia política. Esta vez fue en la quinta de Olivos, donde recibió la visita de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Hasta allí, los dos mandatarios distritales llevaron su preocupación por el impacto del nuevo escenario económico. Ambos saben la importancia política que tuvo frenar la escalada del dólar, pero también entienden el impacto que las medidas necesarias para ese objetivo traerán sobre la economía nacional.

La tasa del 40% de interés implica que el crédito productivo será aún más caro, mientras se alienta otra vez la inversión financiera antes que la que implica apostar a un desarrollo que genere puestos de trabajo. Al mismo tiempo, buscaron tranquilidad respecto de la otra pata del anuncio del pasado viernes: el recorte de 30 mil millones de pesos en la obra pública.

Macri los tranquilizó y prometió que ninguna de las obras que están en marcha será paralizada. El compromiso, sin embargo, no se extendió para aquellas que están proyectadas pero todavía no arrancaron. "Todavía lo está evaluando, pero siendo dos de los distritos más grandes del país, en algo nos va a afectar. Es inevitable", reconocieron este lunes fuentes provinciales a Crónica.

No fue casualidad que el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, saliera por una radio a explicar a los gobernadores de todo el país que "ninguna obra que está en marcha se va a frenar", aunque remarcó que las que no fueron iniciadas "se van a postergar, pero no son muchas".

Del encuentro, en el que además se analizó el escenario político y los datos económicos en general, participó también el jefe de gabinete nacional, Marcos Peña. Según pudo saber este medio, Macri reiteró su decisión de vetar cualquier proyecto opositor que altere el rumbo del tarifazo implementado en los últimos meses. Y agradeció el gesto que tanto Vidal como Larreta tuvieron, de rebajar los impuestos locales para darles alivio a los ciudadanos.

"Es una reunión de rutina, que cobró relevancia por el contexto. Pero no hubo grandes decisiones. Prepararon el encuentro que iban a tener a la tarde con el resto de Cambiemos, y repasaron varios temas de agenda", agregaron fuentes bonaerenses.