El bloque de senadores peronistas que preside Miguel Ángel Pichetto presentó hoy un proyecto de ley que propone que las subas de las tarifas de los servicios públicos “no excedan el coeficiente de variación salarial” y sean aplicadas siguiendo “una revisión gradual”.

En los fundamentos de la propuesta difundida este mediodía, los senadores peronistas ratifican que “era necesario un incremento tarifario” pero “nunca en el sentido recorrido que aumentó exponencialmente las ganancias de la empresas del sector y tornó impagables la facturas para una cantidad muy significativas de los hogares argentinos”. 

En el artículo uno de la iniciativa, a la que titularon “razonabilidad de las tarifas de servicios públicos”, los 24 senadores del PJ plantearon que las subas para usuarios residenciales “no excedan el Coeficiente de Variación Salarial, acumulado desde tres meses anteriores a la fecha de vigencia de la última actualización tarifaria hasta los tres meses anteriores a la aplicación de la nueva tarifa”.

De acuerdo con la propuesta, las tarifas deben ser “justas y razonables” y “tendrán una estabilidad mínima de 24 meses, período durante el cual no se podrá incrementar el monto por ningún mecanismo de actualización tarifaria”.

El artículo 2, establece que para el caso de las pymes o cooperativas se aplicarán tarifas cuyo aumento anual “sea gradual, sustentable y no exceda el Nivel General del Índice de Precios al Consumidor Nacional (IPC) publicado por el Instituto de Estadística y Censos (Indec)”.

Los senadores agregaron que, si como consecuencia de la revisión de las tarifas los usuarios “hubieran abonado un monto mayor al establecido en la presente ley, se generará un crédito a favor del usuario computable al próximo período de consumo” .

Respecto a la tarifa social, en el artículo 4, la iniciativa del PJ sugiere crear el Régimen Nacional y Universal de Beneficiarios de la Tarifa Social de Servicios Públicos, cuyo objetivo será “establecer un cuadro tarifario diferencial para los servicios de suministro eléctrico residencial, gas natural por redes, y agua corriente, para los sujetos comprendidos en el régimen”.

De acuerdo con la propuesta, los beneficiarios de la Tarifa Social serían, entre otros, jubilados o pensionados o trabajadores en relación de dependencia que perciban una remuneración bruta menor o igual a tres Salarios Mínimos Vitales y Móviles; monotributistas o quienes cobren seguro de desempleo.

En el proyecto se crea el Registro de Beneficiarios de la Tarifa Social y se dispone que a quienes integren ese registro se les bonificará el 80 por ciento del precio del suministro eléctrico, de gas y agua corriente. 

También proponen crear en el ámbito del Congreso la Comisión Bicameral de Seguimiento de Acciones del Estado para el control del cumplimiento del plan de inversiones establecidos en el marco del proceso de Revisión Tarifaria Integral dentro de la órbita del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). 

En los fundamentos, los senadores liderados por Pichetto sostienen que en su carácter de “opositores racionales” asumieron desde el inicio de la gestión de Cambiemos “la necesidad de una readecuación tarifaria de carácter integral” pero que “atienda las necesidades de las familias y sus distintas realidades”.

"Los usuarios -añade el texto- deben estar protegidos ante los abusos de las empresas prestadoras de servicios, en el contexto de un Gobierno cuyos funcionarios no han sabido resolver, el abordaje de una readecuación tarifaria de carácter racional, gradual y atendiendo a los ingresos promedios de las familias argentinas, ya sea por desconocimiento o insensibilidad”.