Todo indica que el gobierno tiró la toalla. A cuatro días del paro general convocado por la CGT, el Ministerio de Trabajo decidió cortar el diálogo con los dirigentes gremiales. En tanto, Juan Carlos Schmid, dijo que la huelga llega por "la acumulación de tensión social". El entorno de Jorge Triaca, por el momento, no quiere saber nada con la Confederación General del Trabajo.

Y todo se remonta al jueves 7 de junio, cuando la "mesa chica" de Azopardo se reunió en Casa Rosada con algunos funcionarios nacionales. A eso se le sumó la cancelación de un segundo encuentro en el Ministerio de Trabajo, pautado para el martes 12, cuando la central obrera comunicó la fecha del paro. "No los vamos a llamar", confiaron desde la cartera laboral.

Ahora resta saber qué medidas saldrá desde el Poder Ejecutivo una vez llevado a cabo la huelga nacional. Cabe destacar que en los próximos meses se efectivizará una doble multa a Camioneros por violar dos veces la conciliación obligatoria. La última carta sigue siendo del gobierno.

Por su parte, Juan Carlos Schmid, dialogó con "AGN Prensa" en Palabra Sindical. "El del 25 de junio va a ser un paro con fuerte acatamiento. Con el correr de los días va a ir acrecentando su dimensión porque el malestar social ya no es únicamente del pueblo trabajador, sino que, indudablemente, hay otros sectores que se van a sentir interpretados por esto porque es una expresión de malestar social", resumió el triunviro.

Schmid, uno de los cegetistas más radicales a la hora de llevar adelante las medidas, puntualizó que "siempre es complejo construir el paro, más en la situación en la que se encuentra el sindicalismo. Pensemos que en el sindicalismo muchas veces el blanco es la CGT, pero al interior del CTA hay por lo menos tres grandes fragmentos. Al interior de las fuerzas de izquierda hay otro tanto. La misma Corriente Federal no es tan homogénea como parece. De modo tal que hay, efectivamente, dificultades para construir una voz y una dirección única".

"El paro forma parte de un proceso de acumulación de tensión social y hace que esa tensión social aflore en forma de paro y de movilizaciones. Uno nunca sabe que alcance social o histórico va a tener ese paro", cerró el titular de la CATT.