La empresa estatal AySA definió un esquema especial para que usuarios del servicio de agua y cloacas que habitan en las zonas residenciales “altas y medias” de la Ciudad y el Gran Buenos Aires puedan pedir el mantenimiento de parte de los subsidios.

El mecanismo consiste en anotarse en un registro con datos a modo de una declaración jurada, con el fin de seguir con el 15% de la asistencia estatal en la tarifa para beneficiar a aquellas personas no puedan abonar el valor pleno, al que se llegará de manera paulatina y diferenciada en marzo próximo.

Apunta al segmento de zonas residenciales "altas y medias" que no cumplen con los requerimientos para ser encuadrados en la tarifa social.

 

"La propuesta está. El registro debe ser confeccionado por el ERAS para los usuarios que viven en los coeficientes zonales altos y medios, que van a perder el 100% del subsidio. Entonces, personas que no califican para la tarifa social podrían anotarse para mantener un %15 (de la asistencia estatal)", dijo este viernes una fuente de AySA en diálogo con cronica.com.ar.

Se refirió así al Ente Regulador de Agua y Saneamiento, organismo que tiene a su cargo el control del servicio en la materia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 26 partidos bonaerenses, sector geográfico abarcado por la compañía encabezada por Malena Galmarini. Es un organismo autárquico e interjurisdiccional, con capacidad de derecho público y privado.

Flavia Royón y Malena Galmarini en una conferencia de prensa (Télam).

"Una jubilada que vive en el barrio de Recoleta y depende sólo de sus haberes como pasiva podría solicitarlo", ejemplificó la fuente. Y manifestó que desconocía cuándo se podría implementar el registro, al insistir con que dependerá del ERAS.

Cómo es la escala de clientes de AySA

La empresa estatal divide 3,5 millones de domicilios según su valuación: alta, media y baja.

Los usuarios de la zona alta (15%) no tendrán más la asistencia estatal desde el primero de noviembre próximo, y la factura costará entre $840 y $2100 por mes.

Los residentes de la media (29%) percibirán la quita de la ayuda en tres etapas: 40% hasta fines de diciembre, 20% hasta el 28 de febrero y se eliminará el primero de marzo de 2023. Estos clientes pagarán entre $754 y $1.130 en el primer tramo; $1.500, en la segunda etapa; y en la última abonarán $1.880.

 

 

La baja es la que menos pérdida de subsidio sufrirá. Los usuarios de esta zona también tendrán tres etapas: 1) 45% hasta el 31 de diciembre; 2) 30% entre enero y fines de febrero y 3) 15% de la tarifa subsidiada desde el primero de marzo. En este caso, para mayo de 2023, está prevista la finalización de la asistencia.

Como resultado de la reducción paulatina y diferenciada de subsidios, una factura promedio mensual con los dos servicios de agua potable y cloacas de AySA quedará en $1.502 la más baja, y en $2.099 la más alta; valores sin impuestos, según al fuente de la empresa estatal.

Ver comentarios