Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

Un día antes del vencimiento del "ultimátum" justicialista al gobierno por el tarifazo en los servicios públicos, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, tiene previsto reunirse esta noche con el interbloque de senadores nacionales de Cambiemos.

La postura que surja de ese encuentro a puertas cerradas en dependencias de la Cámara alta, quedará reflejada en la decisión que adopte el oficialismo de cara al plenario de comisiones convocado para mañana.

El miércoles pasado comenzó el debate por el proyecto sancionado en Diputados, en las comisiones de Derechos y Garantías, de Minería, Energía y Combustibles y de Presupuesto del Senado, que pasaron a cuarto intermedio a la espera de una "propuesta superadora" del gobierno.

En ese plenario, el jefe del interbloque justicialista, Miguel Pichetto, dijo que la oposición esperará "hasta las 19" de mañana una "propuesta alternativa razonable, que implique efectivamente una reducción de la tarifa" y advirtió que si "no llega o es insuficiente", la oposición avanzará con la firma del dictamen tal como lo aprobó la Cámara baja, para habilitar el debate en el recinto de sesiones.

La media sanción retrotrae los valores de las tarifas de servicios públicos al primero de noviembre de 2017 y establece que las subas futuras no podrán ser mayores al coeficiente de variación salarial.

El oficialismo, por boca del jefe de Gabinete, Marcos Peña; del titular de la comisión de Presupuesto del Senado, Esteban Bullrich y del presidente del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, Mario Negri, avisó que si se completa la sanción, el presidente Mauricio Macri vetará la ley, en uso de sus facultades constitucionales.

"Han anunciado en reiteradas oportunidades que vetarían la ley. Por eso queremos fijar una posición de naturaleza política y brindarle al Poder Ejecutivo una oportunidad. Es importante abordar este tema en su integralidad, pero también con un criterio de decisión ligado a los tiempos", justificó Pichetto, en referencia a la postergación de la firma del dictamen.

Si no hay fisuras en la bancada que encabeza Pichetto, la oposición, con apoyos del Frente para la Victoria y de otros espacios opositores, tiene los votos para aprobar la ley.

El interbloque oficialista propuso la semana pasada la convocatoria de gobernadores y de representantes de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Camessa), para escuchar sus puntos de vista, pero todavía no hubo confirmación oficial sobre eventuales presentaciones ante las comisiones del Senado.