El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, expuso en la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, en el inicio del debate de los proyectos de ley de teletrabajo, una iniciativa que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados. Además del funcionario estuvieron el secretraio general de la CGT Héctor Daer y el de la CTA, Hugo Yasky.

Al inicio del encuentro, se aclaró que no habrá dictamen hoy, sino que se escucharán en los próximos días los reclamos del sector empresario. Eso demorará la sanción en el recinto, y podría incluir cambios que obligarían a volver a votarlo en Diputados

"Aunque parezca una obviedad, es un fenómeno  irreversible, sobre todo en el area de servicios. España tenía un 8% de trabajadores con esta modalidad antes de la pandemia y estiman que será al menos el doble tras la pandemia. No hablo de las cifras en el medio de la pandemia porque están en el marco del aislamiento, y está inflado", aseguró el funcionario, quien repasó los distintos problemas que deben resolverse para poder tener una ley que funcione una vez terminada la cuarentena.

Moroni consideró que hay dos grandes temas a definir

1) El trabajo es una forma de pertenencia a un colectivo, no solo el desarrollo personal. "Esto entra en crisis con esta modalidad, y debemos buscar la forma de mantener este valor del sujeto colectivo". 

2) Mezclar el ámbito laboral con el personal, "y esto tiene un montón de problemas. Estamos usando un lugar que no es la sede física del trabajo, por lo que debemos recrear sus derechos y condiciones en un nuevo ámbito. Esto genera problemas en temas de intimidad, en seguridad e higiene, en riesgos de trabajo", enumeró. 

Estas dos cuestiones "son los grandes dilemas a resolverse. Los proyectos apuntan todos a estos temas, y en Diputados se habla del principio de igualdad. El trabajador desde el hogar no es una categoría específica, si no un modo de prestación del trabajo. No hay una categoría nueva, se mantiene el mismo contrato pero es otra forma de hacerlo.  Ahí estamos frente al principio de igualdad: quien no está en el lugar físico tiene que tener los mismos derechos que el que sí. Por supuesto hay que regular los tiempos, porque no se ficha ni hay un timbre de salidad". 

El radical Julio Cobos le maró que el proyecto que vino de Diputados tiene en su primer artículo aclarado que aparece como "regulación contractual" y pidió corregir eso hacia "aclarar que es una forma de prestación y no de contrato".

Tema de los cuidados: Moroni sostuvo que "desde una perspectiva de género basicamente, esta introducción del trabajo en el domicilio del trabajador se superpone a las tareas propias de la situación familiar. Eso debe ser contemplado para ver cómo hacer que esto no genere un daño innecesario al trabajador", añadió respecto de otras de las cuestiones novedosas que plantea esta forma de trabajo. 

Computadoras y controles

Otro tema es la provisión de elementos de trabajo: "no puede generarle costos al trabajador hacer las tareas desde su casa. Casi es una consecuencia necesaria del principio de igualdad: si el que está en la empresa recibe instrumentos de trabajo, el que no esté allí también debe recibirlos", apuntó el ministro. 

"Hay problemas que no están resueltos en ninguna parte del mundo. Uno es cómo controlamos el cumplimiento de las obligaciones en un domicilio que no tiene a la empresa como controlador. Hay que desarrollar nuevos mecanismos para hacerlo, porque no está todavía claro en ningún lado cómo hacerlo sin violar la intimidad del empleado", remarcó. 

"Lo ideal sería que tuviera elementos separados de los personales y no use su propia computadora. Y ahí sí algún sistema de control de la empresa. Esto debería dar un cierto margen de acción a los convenios colectivos para dar el marco para cumplirlos. Hoy hay unos diez o doce que ya lo están trabajando, pero es un tema que no es ajeno a las negociaciones colectivas. De hecho lo planteó CTERA en la última reunión de paritaria docente", remarcó. 

Reversibilidad

Uno de los puntos en discusión es la reversibilidad. Eso implica que si el empleado acepta trabajar fuera del espacio físico de la empresa, pueda en cualquier momento dar de baja ese acuerdo y dejar el teletrabajo. Moroni rechazó las críticas de distintas cámaras empresarias, pero los senadores opositores pidieron mejorar los artículos que la incluyen. 

"Queremos que el trabajador tenga unas condiciones básicas. El derecho al Trabajo implica que el empleado pueda revertir esa decisión. Eso no implica que haya un incumplimiento si un trabajador lo pide y el empleador lo tenga que hacer de inmediato. Las propias leyes ya implican la buena fe y dan plazos para hacer los ajustes que sean necearios. Le tengo mucha confianza al proyecto que viene de Diputados y su normativa, donde el convenio colectivo se presenta como la herramienta para resolverlo". 

Las críticas apuntan a la "sobre regulación" que podría implicar el proyecto, y cómo el marco podría complicar a las empresas que se organicen para funcionar casi totalmente en forma virtual. Por ejemplo, los call centers que contraten a empleados en otra provincia. 

Cuidados

Moroni además aclaró que "hay todo un tema con los cuidados familiares, las licencias, que exceden a esta reglamentación. Es un tema que se está tratando en diversas comisiones, en distintos ámbitos, que necesitan una respuesta que exceda a esta ley. Lo queremos resolver, creo que este proyecto tiene un buen enfoque, pero deberemos ampliarlos, y eso se puede hacer una vez sancionada la ley sin problemas", aseguró Moroni.

También la oposición planteó que "una ley de teletrabajo podría permitir que alguien trabaje desde el tren, mientras viaja hacia algún otro lado, y eso también merece una regulación sobre las condiciones". Además, consideraron que podría darse un beneficio extra para quienes se quedan en sus casas, porque pueden cuidar a sus hijos mientras quienes vayan al lugar físico de la empresa no. 

"Es una figura extraña el trabajo desde el domicilio. No podemos negar que se confundan sus tareas profesionales con las del hogar. No creo que sea un privilegio especial respecto de quienes están en el lugar físico. Planteamos la regulación desde los gremios porque hay otros derechos como un plus de guardería y otras cuestiones que se deberán analizar", respondió Moroni. 

Sin fronteras

Esteban Bullrich (PRO, Juntos por el Cambio) planteó la necesidad de abrir la regulación para poder competir con la que podrán sancionar paises vecinos. "Esta modalidad es una posibilidad enorme en un momento de mucha crisis. Estamos teniendo esta comisión a distancia, y creo que algunas condiciones del proyecto obstaculizan la generación de nuevos puestos. No entendemos porqué el texto de la ley implica aclarar en qué plataforma se desarrollará el trabajo. Eso puede ser un obstáculo, porque la velocidad de la tecnología implica que un empleado puede moverse en varias plataformas, porque nos preocupa perder la oportunidad", aseguró el senador opositor. 

"El teletrabajo elimina las fronteras", agregó el ex ministro de Educación. "Si generamos un ambiente que frena la promoción, van a elegir otro ambiente. Acá al lado hay un presidente que dice todo el tiempo que busca que las empresas se radiquen allí. Competimos contra ellos también, y queremos que los puestos de trabajo sean para los argentinos y no se vayan a otros paises. Hay dos tiempos que se manejan: uno es regular a quienes se transfirieron a un teletrabajo y ya estaban contratados, pero a futuro es importante contemplar eso". 

"Esto puede generar una posibilidad real para el desarrollo federal", insistió. "En Buenos Aires se generó un polo educativo y científico entre Mar del Plata y Tandil, que se logró a través de una normativa que promovía esa instalación en esos lugares, generando una radicación nueva. En el país es necesario redistribuir la población, y esta es una gran herramienta.  Hay pocos lugares del país sin fibra óptica, y eso lo generó Cristina kirchner en su presidencia".

El ministro respondió que "la competencia con otros paises no puede darse desde la flexibilización laboral de los convenios. La estructura no implica algo rígido, por eso deja la reglamentación de los convenios colectivos para poder abrir lo que haga falta en cada sector".  "El modo de competir tiene que ser la eficiencia, la productividad, no sólo la regulación laboral", agregó.

Ver más productos

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Ver más productos