En algunos distritos que hasta la semana pasada mantenían la presencialidad escolar se dispuso pasar a la virtualidad a causa del agravamiento de la situación sanitaria por la pandemia de Covid-19. El ejemplo más relevante es el de la provincia de Córdoba. En este contexto, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, afirmó que recién durante el segundo semestre del ciclo lectivo podría normalizarse esa situación en las escuelas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), gracias al avance en la campaña de vacunación y por el aumento de las temperaturas que se vaya registrando. En la misma línea de pensamiento, el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, sostuvo que por el momento no recomienda la vuelta a las escuelas en el territorio provincial.

"Toda la expectativa que tenemos es que el segundo semestre va a ser mejor, mucho mejor por la vacunación y por las mejores temperaturas que vamos a tener", afirmó Trotta en declarciones periodísticas. En este sentido indicó que en la última reunión del Consejo Federal de Educación se planteó que en julio, luego de las vacaciones de invierno, se puede ir a "una presencialidad más marcada" como consecuencia de la vacunación.

El funcionario aclaró además que en ese mismo encuentro se analizó la posibilidad de adelantar el receso invernal para que aporte a la disminución de circulación y a los indicadores epidemiológicos, sobre todo en aquellas zonas que están en alarma epidemiológica, como en la región del AMBA.

"Los indicadores epidemiológicos están mejorando, la tasa de incidencia en la región metropolitana, una vez que pasemos la tasa de 500 casos positivos cada 100.000 habitantes para poder recuperar la presencialidad, que es el desafío que tenemos todos", manifestó el ministro.

En provincia de Buenos Aires por ahora no hay chance de que vuelvan las clases presenciales

Por su parte, Bianco dijo enfáticamente que “no sería recomendado volver a las clases presenciales”, y lo fundamentó en el nivel de contagios de coronavirus que se registra en territorio bonaerense. “Tenemos dos semanas de caídas de casos diarios, pero fue una caída desde un pico muy alto, de más de 12.000 casos; ahora estamos en 10.000  casos promedio, se redujo un 17%”, refirió.

El jefe de Gabinete provincial también se refirió a cómo seguirá la cuarentena y la virtualidad escolar tras el vencimiento del DNU, que se producirá el próximo viernes. Al respeto sostuvo que “nuestra intención siempre es tener clases, no hubo un solo día que no hubo clases en la Provincia desde que empezó la pandemia, obviamente de distintas formas, presenciales o por distintos medio remotos, a través de internet, redes, cuadernillos, practicas pedagógicas en los hogares”.

Otro funcionario bonaerense, en este caso el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, también hizo referencia a las vacaciones de invierno: “No está decidido si se van a adelantar”, señaló, para enseguida aclarar que “es una decisión que se va a intentar tomar más o menos coordinada en todo el país”. Asimismo remarcó que “nos interesa mucho la educación, ahora e históricamente como movimiento político, pero la experiencia indica que el movimiento de personas y la escolaridad, generan más contagios”.

Clases: en CABA, prosigue el esquema mixto por el Covid

A todo esto, en la ciudad de Buenos Aires, en base al fallo de la Corte Suprema que facultó al Gobierno proteño a decidir sobre el funcionamiento del sistema educativo más allá de la pandemia, continúa esta semana el sistema mixto, por el cual jardín de infantes, nivel primario y los primeros dos años del secundario siguen funcionando con presencialidad, en tanto que el resto del secundario y los niveles superiores se manejan con clases virtuales.

Habrá que ver qué se decide hacer luego del próximo viernes, cuando concluya esta etapa de restricciones y qué dispone el Gobierno nacional con un nuevo decreto.

Por lo pronto, un relevamiento difundido por la Multisectorial por la Educación Pública indicó que en CABA sólo el 18 por ciento de los alumnos concurren a clases presenciales. Al preguntarles a los padres sobre los motivos de esa situación, el más mencionado fue el temor a que los chicos se contagien y lleven el Covid-19 a su casa.