Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Trabajadores metalúrgicos se encuentran preocupados porque una empresa de la localidad bonaerense de Chascomús, que emplea material ferroviario, sufrió la cesantía de 80 empleados y desde la Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina ( UOMRA), se mostraron no sólo alarmados por este hecho sino por el futuro que vive el sector a nivel nacional.

Enrique Salinas, titular de la seccional La Plata de la UOM, le comentó con suma preocupación a Crónica que "estamos pasando por una situación complicada en la empresa EMEPA de Chascomús con 80 despidos, esa empresa se dedica a la fabricación de unidades de ferrocarril, unidades de pasajeros, además de otras actividades que tienen que ver con el petróleo. La actividad cayó en los últimos meses y si bien pertenece al servicio público y con los anuncios del gobierno vamos a tener dificultades, porque si el gobierno restringe 30 mil millones de dólares en el campo de la obra pública, estos sectores estarán muy afectados".

El funcionario agregó que "esta empresa tenía 600 personas en los 90 y después fue decayendo todo en esa época, queremos resolver el futuro de esto. No hace mucho tiempo hubo un cierre de una empresa más chica del mismo grupo en la localidad de Pérez (Santa Fe), en donde la gente aceptó la indemnización que se le ofreció, y ahora nos encontramos con esta situación en Chascomús, que es una empresa muy emblemática porque tiene muchos años y no sabemos cual va a ser el futuro"

Consultado sobre cual es la actualidad de los trabajadores de EMEPA, Salinas dijo que "la empresa tiene 180 personas y 80 fueron los cesanteados. Hoy tenemos la posibilidad de que el Ministerio de Trabajo aplicó la conciliación obligatoria hace 48 horas, y tenemos ese proceso para poder charlar. Si bien unos pocos muchachos aceptaron la indemnización, creemos que es una situación que no sirve de mucho porque en el momento en que está el país, esa plata no sabés hasta cuando la tenés".

Hay que destacar que otra empresa ubicada en la localidad bonaerense de Jeyppner (partido de Brandsen) también tuvo una situación similar a la de EMEPA, y por eso, el sector se encuentra preocupado por el futuro de los trabajadores y sus puestos de trabajo.

Salinas finalizó diciendo que "si el gobierno nacional no toma actitudes de cómo solucionar los problemas laborales en Argentina, más en este tipo de casos que es una producción que se necesita mucha artesanía y todo este tipo de cosas, en ese aspecto no vamos a tener mucho futuro y sabiendo que se sigue importando material ferroviario y coches de linea para funcionar. Hay que fijar lo que se hizo para que estas empresas produzcan y sigan en la misma línea, es decir, seguir produciendo, no se pide más, que se siga trabajando y que se pare el tema del importado que ingresa porque perjudica".