Por Roberto Di Sandro
Decano de la Casa de Gobierno

En Olivos, el mandatario se reunió el viernes a la noche con sus máximos colaboradores y escuchó duros conceptos contra su gobierno y en especial por actitudes de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien defendió con vigor mientras una multitud le pedía que la echara de su cargo. Fueron momentos difíciles que se vivieron especialmente en la Capital Federal y en El Bolsón, donde la violencia alcanzó su máxima dimensión.

En tanto, se dispuso a analizar medidas directas para lograr soluciones a problemas que no terminan de superarse. Por ejemplo: hay cierto repunte en el ámbito económico, mejorando la recaudación, como así también aciertos comerciales que incorporan algunas divisas. Todavía no hay inversiones, pero sí se notan ciertas conclusiones del ámbito industrial que disparan alientos favorables para el país.

Esto no los reciben los trabajadores, que a través de diversos mensajes, escritos y personales, hacen saber al gobierno que sus bolsillos permanecen magros y ese vaciamiento se produce muchos antes de llegar al día 30 de cada mes. Al propio tiempo, anuncian entrevistas de Macri con empresarios, dirigentes gremiales (de a uno), comerciantes y un diálogo amplio con Alberto Abad, el jefe de la AFIP que se ha convertido en la niña bonita del gobierno al recaudar casi 34 por ciento más, superando -según cuenta el gobierno, no así otros sectores- la cifra inflacionaria. Pero hay más decisiones que iremos relatando a través de los bloques, con objetividad absoluta, donde lo positivo y negativo se reflejan en detalle, tratando de mostrar la mayor realidad posible.

Lucha sin cuartel
Los gobernadores están en plena lucha. Quieren hablar directamente con el Presidente. La coparticipación; la situación de cada provincia y cierta tendencia gubernamental a “darle una gran mano a la provincia de Buenos Aires”, así lo expresan, motivan enfrentamientos verbales y polémicas que se mezclan. Hay algo que los desvela permanentemente: el impuesto al cheque. ¿Lo sacan o no lo sacan?

En eso están. Un tire y afloje que desacomoda muchas veces al ministro Nicolás Dujovne y que suelta un aire de alivio para la gente. Pero lo que más golpea en las arcas provinciales son otros impuestos que no permiten el repunte económico de los Estados. Quieren hablar con el mandatario “sí o sí”. Algunos caminaron ya por Olivos, pero otros no. El viernes, en medio de un clima confuso por las marchas pidiendo la aparición de Santiago Maldonado, el gobernante máximo se enfrentó en Tucumán con el gobernador. No están en buenas migas, pero parece que se bajaron los decibeles y, tras un discurso directo de Macri, la respuesta fue “le damos la bienvenida cuando llega a Tucumán”, réplica, palabra más, palabras menos, del mandatario norteño. Allí mismo le pidieron una entrevista. Se está preparando en La Rosada, o quizás en Olivos, el escenario pleno.

“Despidos, no”
Hace pocos días hubo un comicio en La Rosada. No se pudo hacer adentro, pero sí en plena Plaza de Mayo. ATE llamó a elecciones internas como hace más de 15 años. Prohibieron hacerlo en Balcarce 50. Allí se resolvió "luchar con diálogo para evitar cualquier despido". ¿Por qué esto? Estas son las explicaciones: se está reestructurando la administración en el mapa de cada oficina. Quieren reducir organismos. También llega ese propósito al Correo Central.

Gustavo Papini es el nuevo director ejecutivo de la compañía postal. Desean modificar diversas estructuras. Allí hay un reconocido dirigente gremial que integra el directorio: Ramón Baldasini. Según se escucha, tendrían el propósito de reducir ese espacio. Al mismo tiempo, han respondido con una gran desmentida aquello de “despedir gente. Eso no va”, dijo una voz acreditada del gobierno, cercana al Ministerio de Modernización. Los empleados confían en que el gobierno no haga lo que anunció a todas voces, aquello de “no queremos doble discurso”. A cumplir la palabra.

“Despacito, Presidente”
Hay un tono de buena onda entre Macri y Hugo Moyano. Dicen que se han visto “varias veces”. En La Rosada, no, pero en Olivos, sí. Tema: OCA. Este problema debe solucionarse para no echar gente. De otro ángulo: la bronca de Macri contra Alberto Weretilneck. Un apellido difícil, sin duda. Es el gobernador de Río Negro. Primero dijo “excelente” y después dio marcha atrás y lo rechazó. Claro. Ya estaba todo previsto para la central nuclear china. De pronto el sureño se rebeló y negó todo. Macri, por ahora, no lo quiere ver. Hay que negociar nuevamente. Atención: antes de octubre, no. Después, sí. Es la posición del gobierno con la CGT. “Que tenga un solo secretario”, argumentan entre cuatro paredes en gobierno. Sin embargo, “de a uno” se hablan por teléfono o se contactan personalmente actualmente. “Usted va al banco”, le recordó el medico al Presidente. La rodilla no se curó y renguea y Macri quiere volver a mostrar sus habilidades futbolísticas. “Tiene para casi dos meses”, le indica el facultativo. Le agregó algo que tiene que ver con una canción de mucho éxito: “Despacito”. Comentan los que lo observan que se sale de la vaina, pero debe obedecer. Un grupito de municipales se acercó a las vallas de La Rosada y con criterio equilibrado se quejó: “No pudimos cobrar los sueldos porque falló el sistema de los cajeros”. No estuvieron muy bondadosos con Rodríguez Larreta y considerando que nadie informó y hablaron de un hacker inducido por los K. Paguen, señores. Final confirmado: no serán levantados los ramales ferroviarios. Decían que había una decisión al respecto, pero gente de las 62 Organizaciones Peronistas estuvieron con Triaca, quien lo desmintió. “Sólo las que están obsoletas serán eliminadas”. Vamos al siguiente bloque.

¿Y esto? 
Las versiones en estos tiempos son muchas. De allí que se busca un desmentido o una confirmación. A veces es difícil obtenerla. Nuestro colega Bernardo Gonzálvez nos trajo el otro día cierta preocupación de los gremios docentes. Habría un proyecto por el cual los profesores de inglés, algunos agregan de “lenguas extranjeras”, podrían dejar de ser planta permanente para convertirse en contratados. Esto sería impactante, porque perderían una serie de beneficios. Se rumorea también que la dirección de lenguas extranjeras estaría separada del organigrama general del Ministerio de Educación. El ministro Alberto Finocchiaro deberá aclarar todo esto.

El gran desafío
Esto ocurre a diario. No se hace público, pero uno camina y camina para lograr un trocito informativo que sea real. Son muchas las reuniones reservadas. Por eso el cronista se entera de esos diálogos de la “mesa chica” que integran los más allegados a Macri, a los cuales él los bautizó como “si fueran yo”.

Se agrega, lógico, la gobernadora de Buenos Aires. Casi siempre está presente. Ahora se juegan entero por pisar suelo de la oposición. Ganaron en San Luis, por ejemplo, ante la sorpresa general, ya que allí es un territorio “exclusivo”, pues era de los Rodríguez Saá. Más de treinta años fueron respaldados por el pueblo puntano. Ahora Cambiemos les sacó el invicto. Por eso, esta semana, el Presidente prepara las valijas para viajar hacia allí. También lo hará a otros lares donde los números le fueron adversos. Octubre se acerca, señores. Volvemos el viernes por Crónica TV a las 10 de la noche y el domingo en estas páginas, donde “Intimidades” trata de registrar lo que no se dice. Buena semana.