Se estima que en la actualidad, 1.110.000 de personas en el mundo entre 0 y 19 años tienen diabetes y cada año se diagnostican 129.000 casos nuevos. En Argentina, el 10% de la población con diabetes, presentan el tipo 1, de aparición infanto juvenil.

La Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) alertó del incremento de esta condición que alcanza a más de 4 millones de personas en el país. Esta enfermedad es una de las más frecuentes en la infancia, ya que se calcula que 1 de cada 5000 niños tiene diabetes.

Esta patología se diagnostica con niveles elevados de azúcar en sangre, mayores a los límites normales. Si bien existen distintos tipos, la diabetes tipo 1 suele ser la que afecta particularmente a los niños y adolescentes. Lo que la origina es la falta de insulina, elemento fundamental para hacer ingresar la glucosa que aportan los alimentos desde el torrente sanguíneo hasta las células del cuerpo y transformar esos nutrientes en energía.

Esta hormona es producida y secretada por las células beta del pancreas. En el caso de la diabetes tipo 1 existe una destruccion autoinmune de las células beta es decir, el organismo no las reconoce como propias y el páncreas deja de producir insulina.

Se desconocen cuáles son las causas exactas que desencadenan esta enfermedad. Sin embargo, los niños con diabetes 1 presentan factores genéticos predisponentes y algún gatillo como ciertos virus u otros factores que todavía están en estudio, podrían favorecer y desencadenar la enfermedad.

Al no poder prevenirse, es de vital importancia tener en cuenta los siguientes síntomas para una detección temprana: pérdida de peso, aumento del apetito, necesidad de orinar con frecuencia, sed excesiva, fatiga y visión borrosa.

Se calcula que 1 de cada 5000 niños tiene diabetes.

Tratamiento en niños

El abordaje de la diabetes tipo 1 tiene como objetivo mantener los valores de glucemia lo más cercanos a lo normal. Para ello, se requiere de la aplicación de insulina en distintos horarios para imitar la secreción de insulina del páncreas sin diabetes. Este año se celebra el centenario de su descubrimiento, una innovación que permitió que los niños y adolescentes puedan tener una vida plena. Junto al tratamiento con insulina se requiere de la medición del azúcar en sangre, aunque ahora existen nuevos dispositivos para el control de glucosa que resultan menos invasivos.

Si bien es una afección que requiere un control permanente por parte de un niño, la familia y el equipo de salud, ya que por el momento no se cura pero sí se trata, tomando ciertos recaudos junto al tratamiento con insulina, relacionados a la alimentación y a la actividad física se pueden prevenir complicaciones y mantener una muy buena calidad de vida.

Afrontar estos desafíos puede resultar difícil para cualquier persona, pero más aún para los niños y adolescentes. Es fundamental que el equipo de salud, la familia y el entorno social puedan guiar a un niño con diabetes y se adapten a las distintas etapas de la vida de ésta persona en crecimiento. Acompañarlos en el día a día, escucharlos y motivarlos para que participen del tratamiento, teniendo siempre en cuenta sus necesidades y emociones.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos